Para ayudar a construir nuestra personalidad o entender mejor algunos rasgos de ella, tenemos a disposición diversas pruebas que mostrarán algunas de nuestras características. Existen test de desarrollo creativo, respuestas múltiples y visuales.

“Si estás preocupado por descubrir tu auténtica personalidad, no te preocupes. Es perfectamente normal tener dudas, sobre todo en estos tiempos tan acelerados”, nos recuerda una publicación de Business Insider.

En este caso, nos ofrece la imagen donde veremos dos figuras juntas. La primera que visualicemos nos mostrará las principales características de nuestra personalidad. No se trata de un resultado indiscutible, pues podríamos incluso tener rasgos de otro tipo. Solo nos sirve como guía.

Lo que revela de tu personalidad tu forma de sentarte

¿Qué imagen ve primero?

Foto: Cortesía

“No te tomes al pie de la letra sus explicaciones, ya que se realizan en un entorno distendido, y sin un experto en la materia que pueda guiarte correctamente. Úsalos como pequeños indicios de partes de tu ser que podrías explorar en calma, creando un momento de pausa para ello”, insiste la publicación.

Si encontré la llave: Podría ser una persona introvertida que gusta de momentos a solas, meditar, etcétera. Eso le permite conocer sus fortalezas y asuntos por trabajar. En caso de encontrar alguna puerta cerrada en la vida, cuenta con la herramienta para abrirla, en este caso, la llave.

“Precisamente para prepararte para lo inesperado eres meticuloso, detallista, responsable con tus acciones e incluso con las de los demás. Y, te conoces, eres comprensivo con el resto de personas. Sabes perdonar y dar segundas oportunidades”, se detalla en la publicación.

¿Y si vi el árbol? Este objeto de la naturaleza es el símbolo de la vida. Al contrario de la llave, podría ser alguien con personalidad extrovertida y conexión inmediata con otros seres vivos. Incluso, otras personas podrían vernos como su árbol de la vida.

“Tus ansías por extender tus raíces y ramas te permiten cultivar eternamente tanto tu inteligencia como tu creatividad. Y a tu alrededor no existe la mala hierba; te encargas personalmente de poder malas relaciones, comportamientos, ideas y actitudes”, concluye la publicación. (I)