Si bien, la actividad física resulta beneficiosa para la salud, en tiempos de contagio de covid-19 sus efectos pueden ser negativos. Ya que realizar actividad física durante el contagio puede afectar la salud.

Si le han diagnosticado esta enfermedad, tenga o no síntomas, no debe hacer ejercicio por dos semanas después de recibir la prueba positiva. Esta es la mejor forma de recuperarse y luchar contra el virus, explica Sunal Makadia, Director de Cardiología Deportiva de LifeBridge Health en Baltimore.

Si usted experimenta síntomas tales como dolor en el pecho o palpitaciones, deje de hacer ejercicios de inmediato y consulte con su médico. Esté consciente mientras haga ejercicios o puede correr el riesgo de lastimarse.

La doctora Maria Kyriacou de Baptist South Florida, sugiere adoptar un enfoque de cuatro fases con un mínimo de una semana dedicada a cada fase. Las actividades de intensidad leve como los ejercicios de estiramiento, yoga, Tai Chi y caminar son buenas opciones para las primeras dos fases. En las fases tres y cuatro se puede introducir el entrenamiento de resistencia y los ejercicios aeróbicos que se enfoquen en su equilibrio, su coordinación y su fortaleza.

Publicidad

El deporte es el mejor aliado contra las enfermedades. Es necesario para mejorar la circulación de la sangre y el funcionamiento del corazón y pulmones. Sin embargo, el descanso es clave ante una enfermedad, aún más ante el coronavirus de la que se sabe tan poco.

Un estudio desarrollado por cardiólogos del Instituto Cardiovascular del Hospital Clínico San Carlos, destaca que mantener una actividad física regular aumenta hasta en ocho veces las posibilidades de supervivencia en los pacientes COVID-19 respecto a aquellos que llevan una vida sedentaria. Sin embargo, recomiendan no realizarlo su se padece de covid-19. (I)