Tener mucho apetito puede ser un gran impedimento a la hora de adelgazar y es que muchas personas, que se someten a alguna dieta, acaban fracasando por sucumbir al hambre.

Para algunos, reducir la ingesta de alimentos a la que estaban acostumbrados les supone pasar mucha hambre, lo que puede provocar comer entre horas o pegarse atracones de comida, echando a perder el objetivo de la dieta.

En primer lugar, si la idea al comenzar una dieta es perder peso, es importante seguir una serie de recomendaciones para evitar que la alimentación pueda afectar negativamente a tu salud, según sugiere el doctor Juan Rivera.

¿Es seguro tomar el vinagre de manzana si se quiere bajar de peso? Defensores y detractores opinan al respecto

Si el objetivo es reducir el apetito o la ingesta de calorías diarias, existen varios trucos que puede intentar poner en práctica.

Publicidad

El café sacia y estimula el metabolismo. Foto: Pexel

Cinco remedios para reducir el apetito

1. Tomar Café

La cafeína puede reducir la sensación de hambre y el deseo de comer durante un breve período de tiempo. Quema de calorías. La cafeína parece aumentar el uso de energía incluso cuando se está en reposo.

Estimula la termogénesis, una forma en que el cuerpo genera calor y energía al digerir la comida. Cuatro tazas al día es lo recomendable.

2. Aguacate

Ayuda a controlar el peso y es saciante. En un estudio publicado en la revista Nutrition Journal se comprobó que consumir medio aguacate a media mañana puede reducir hasta un 40% el apetito horas después de almorzar gracias a su contenido en fibra.

Rico en grasas saludables y fibra, este alimento es una opción saludable para el desayuno. Foto: Unsplash

3. Jengibre

El jengibre es una excelente forma de ayudar en el proceso de adelgazamiento, ya que tiene un efecto diurético, mejorando la eliminación de toxinas, además de mejorar el tránsito intestinal y reducir el apetito, debido al alto tenor de fibras en su composición.

Publicidad

4. Almendras

Un estudio que analizó la saciedad halló que un snack de almendras (42g) a media mañana, en comparación con no comer snack, ayudó a controlar el apetito y resultó en el consumo de menos calorías entre participantes para el almuerzo y la cena.

No hay bebida más saludable que el agua. Foto: Getty Images

5. Beber agua

El agua ayuda a sentirse “lleno”. Se recomienda tener siempre a mano una botella de agua y beber cada vez que sienta la sensación de tener hambre.

Algunos expertos coinciden en que para algunos es fácil confundir la sed con el hambre.

Si el agua nos parece muy insulsa, una alternativa y también una buena idea es prepararnos alguna infusión, como té verde. El té verde, además de hacernos sentir saciados, es un estupendo antioxidante. (I)