Algunos de los mayores expertos en obesidad de los Estados Unidos que promueven fármacos para la pérdida de peso, recibieron grandes sumas de dinero de la farmacéutica Novo Nordisk, fabricante de los productos Wegovy y Ozempic, según una investigación especial que la agencia Reuters publicó en su sitio web este viernes 1 de diciembre.

Serían al menos $ 25,8 millones entregados en el transcurso de una década en viáticos y otros gastos relacionados a estos fármacos afamados por su eficacia en la pérdida de peso, en contraste con el lento y a veces frustrante proceso de comer saludablemente y ejercitarse con regularidad. Las conclusiones son que hay una élite de especialistas que viajan por el mundo como ‘viajeros frecuentes’ de la firma, promoviendo estos medicamentos.

El 13 % de la población mundial mayor a 18 años era obesa en 2016. Pero en Estados Unidos esto era el 36 % en ese mismo año, según el sitio de estadísticas Our World in Data.

Publicidad

Reuters sostiene que Novo cobra a sus clientes estadounidenses $ 1.300 al mes por una inyección semanal.

Uno de los medicamentos más populares es Wegovy (semaglutida), que va en camino a ser uno de los más ampliamente recetados en la historia. Lo acompaña su similar Saxenda (liraglutida).

El monto señalado por Reuters incluye solo los pagos relacionados con esos dos fármacos. Pero hay pagos realizados a nombre de especialistas que no mencionan ningún compuesto. La agencia examinó las cuentas de Novo por conferencias, consultorías, alimentación y viajes, excluyendo aquellos depósitos relacionados con la investigación. Tampoco se incluyó lo gastado en relación a Ozempic, también muy popular para perder peso porque tiene el mismo ingrediente activo que Wegovy.

Publicidad

Al menos 57 médicos estadounidenses, la mayoría especialistas en obesidad, aceptaron desde $ 1000.000 de Novo en pagos por motivos asociados a Wegovy o Saxenda, en 10 años.

Que las farmacéuticas contraten a médicos para promoción, difusión y consultoría de medicamentos es legal y común en Estados Unidos, a pesar de las críticas.

Publicidad

Novo respondió a Reuters que su trabajo con los profesionales va más allá del marketing. “Necesitamos más que dar la medicina correcta. Conducimos investigación y educamos y creamos conciencia sobre obesidad, una condición por mucho tiempo no reconocida y malentendida”. El argumento rpincipal es que negar estos medicamentos es discriminación para las personas obesas, y equivale a culparlas por su condición.

Reuters, por otra parte, entrevistó a 10 médicos clínicos o investigadores con experiencia en obesidad que cuestionaron la prudencia de recetar semaglutida con tanta liberalidad, especialmente a las personas con sobrepeso que no tienen otros problemas de salud. Argumentan que las medicinas tienen serios efectos secundarios y requieren mayor estudio, y que la adopción de algo tan costoso impondría costos impagables en el sistema de salud de los Estados Unidos.

¿Cuáles son los efectos secundarios del semaglutida?

Wegovy y drogas similares pueden causar náusea severa, pérdida de músculo y tienen el potencial de crear bloqueo intestinal. Están bajo escrutinio por las reguladoras estadounidenses y europeas por su posible nexo con los pensamientos suicidas. Se sugiere un manejo más cauteloso, usarlo primero con pacientes con obesidad severa o enfermedades graves ligadas al peso.

Se agrupan con el nombre de receptores agonistas del receptor GLP-1 y fueron originalmente desarrolladas para la diabetes. Imitan una hormonoa natural que enlentece la digestión y hace que los pacientes se sientan saciados después de comer.

Publicidad

Saxenda fue aprobada para pérdida de peso en 2014 y Wegovy en 2021.

Wegovy, con dieta y ejercicio, ayudó a perder hasta un 15 % del peso coporal en ensayos clínicos, un porcentaje mayor al de Saxenda. Además, parece reducir la incidencia de infarto, derrame cerebral o muerte por enfermedad cardiaca. Este fármaco y Ozempic han llegado a escasear. Ambas han visto aparecer imitaciones.

Pero las aseguradoras, empleadores y agencias de gobierno no quieren pagar ese precio, especialmente por algo que debe ser tomado de manera indefinida, pues Novo ha comprobado que los que dejan de medicarse recuperan la mayor parte del peso perdido.

Otras farmacéuticas también están estudiando el efecto de compuestos similares. Pfizer anunció hoy que deberá modificar un fármaco en desarrollo (danuglipron) por el alto índice de efectos secundarios durante la fase de ensayo clínico. Este no sería una inyección, sino una pastilla, que Pfizer aspira a que sea una dosis diaria.

Por otro lado, la firma Eli Lilly tiene el Zepbound (tirzepatida), aprobado el mes pasado en Estados Unidos. (I)