A diario varias víctimas que dan positivo al COVID-19 se preguntan cómo cuidarse una vez que son enviados nuevamente a su hogar. Al igual que cuando una gripe nos congestiona, muchos de ellos se sentirán debilitados, con malestares, y notarán la ausencia de apetito.

Según la guía de Aspen, la Sociedad Americana para la Nutrición Parenteral y Enteral, la hidratación y la nutrición son cruciales en la recuperación del COVID-19.

Por ejemplo, en Estados Unidos solo alrededor del 12% de las personas infectadas con COVID-19 requerirán hospitalización, mientras que el 88% restante son individuos que desarrollarán su recuperación en su hogar. La información de nutritioncare.org.COVID19 ofrece algunas pautas para los pacientes en recuperación que detallaremos a continuación.

La nutrición e hidratación son piezas fundamentales

Comer menos grasas saturadas, carnes procesadas y azúcares añadidos puede ser difícil para muchos, pero puede empezar por cenar todos los días con vegetales y granos, y sin carne. Foto: Shutterstock

Según Los Angeles Times, con una infección, el cuerpo debe trabajar intensamente para generar una respuesta inmune. La fiebre alta es la forma en que el sistema inmunitario acelera el metabolismo para “combatir el virus”. La fiebre también se asocia con una pérdida excesiva de líquidos y la aceleración del metabolismo que puede conducir a la deshidratación y al aumento de las necesidades nutricionales.

Publicidad

Aunque es posible que no tenga sed o hambre, es importante que continúe comiendo y bebiendo líquidos para respaldar la capacidad de su cuerpo para combatir el virus y la función inmune de su cuerpo.

Las proteínas y las calorías son importantes para protegerse contra la pérdida muscular mientras se lucha contra el COVID-19, especialmente si está postrado en cama o inactivo.

Una dieta alta en calorías buenas y proteínas

Foto: Flo Dahm

Intente comer 6 veces al día, cada 2-3 horas. Coma incluso si no tiene hambre.

Las calorías son importantes para proteger contra la degradación muscular para obtener energía. Debido al aumento del estrés de COVID-19, necesita más calorías que su dieta normal.

Trate de comer 75-100 gramos de proteína por día, que son 10-14 onzas de una fuente de proteína. Las buenas fuentes de proteínas son: mantequilla de maní o nueces, leche, huevos, yogurt, queso, carne / pescado / caldo de pollo, batidos de proteínas.

Debido a la disminución del apetito, ahora no es el momento de restringir las calorías. Coma alimentos ricos en nutrientes. Beba jugo de frutas u otras bebidas que contengan calorías.

Publicidad

Duplique o triplique el tamaño de las porciones de grasas y aceites agregados naturales (mantequilla, margarina, queso crema, crema agria y aguacate).

Intente usar suplementos nutricionales líquidos (disponibles en supermercados y farmacias) entre comidas para aumentar su ingesta nutricional. Coma pequeñas cantidades con frecuencia.

Características nutricionales

Líquidos: Aproximadamente 3 cuartos de galón (3 litros) de bebidas líquidas por día.

Calorías: 2000 - 2500 calorías por día

Proteína: 75 - 100 gramos por día

Manténgase bebiendo líquidos cada hora

Pregunte al médico qué jugos o frutas pueden interferir con sus medicamentos para la alergia, colesterol o presión arterial alta. Foto: Shutterstock

Como mínimo, debe beber 2-4 onzas de líquido cada 15 minutos. Los líquidos óptimos para beber son las bebidas claras con calorías y proteínas, soluciones de rehidratación oral o bebidas deportivas.

Entre las opciones se encuentra el agua natural, el té con miel, así como jugos naturales, Seltzer (agua mineral).

Para más información puede dar click en el siguiente documento. Además, le recomendamos no olvidar consultar con su médico tratante antes de seguir estos consejos, ya que cada historial clínico puede variar. (F)