Corea del Sur es el país de la belleza por excelencia. Primero predominó el K-Beauty con sus revolucionarias mascarillas y sus diez pasos para una piel adecuada, modas que dieron de qué hablar y lo continúan haciendo.

Por ello es innegable que en esta época los coreanos sean pioneros en el cuidado de la piel. Lisa, sin imperfecciones y muy luminosa, esas son las claves imprescindibles de su tez, que sigue manteniéndose como el sueño de muchas, coreanas incluso. No obstante, sus extensos cuidados (y parte de su genética) no son su único secreto. El “milagro” latente para una piel casi perfecta está también en su alimentación.

Son muchos los platos típicos de la dieta coreana, que sobre todo se compone de verduras cocidas, crudas o fermentadas; además del pescado, el arroz en grano o el fideo. Se prescinde en muchos casos de la proteína de la carne, que en algunos platos es sustituida por soja, tofu o las setas, como las shiitake; del trigo y, por supuesto, de los procesados.

Los lácteos sustituyen a otras bebidas que imitan a los batidos, como la famosa ‘banana-milk’. Foto: Pinterest

Los alimentos que ingieren suelen ser preparados de forma cocida y saludable para que continúen siendo alimentos bajos en calorías, con todos sus nutrientes a flor de piel.

Esto no significa que nunca consuman comida chatarra. Los puestos de comida en la calle están llenos de variedades de golosinas, fritas y cocidas, que hacen vibrar el paladar del coreano promedio. Sin embargo, su alimentación diaria goza de los varios beneficios que les contaremos a continuación.

Las calles más transitadas de la capital gozan de varios carritos de comida. Foto: Instagram Stunning Korea

¿Por qué su dieta es beneficiosa?

Según la sección de alimentación de OkDiario, que también apoya esta idea, son varias las pautas que siguen para mantener una dieta equilibrada, pero en su mayoría es debido a los beneficios que tienen casi todos los alimentos que ingieren diariamente.

  • Verduras: son muy ricas en fibra, saciantes, bajas en calorías y muy saludables. Deben tener presencia en prácticamente todos tus platos, especialmente algunas como el kimchi o la col fermentada, las más utilizadas en las rutinas coreanas. También todas las de hoja verde.
  • Pescado: le dan prioridad a los pescados, ya que son una excelente fuente de proteínas y ácidos grasos omega 3. Por contra, evitan el consumo de carnes, especialmente rojas.
El pescado fresco suele ser consumido en las zonas costeras del país. Foto: Pixabay
  • Agua: la recomendación habitual es beber al menos dos litros de agua diaria, y en el caso de las coreanas, suelen llegar incluso a los tres.
  • Té verde: es uno de los mejores aliados que puedes tener en tu dieta coreana, ya que gracias a sus propiedades antiinflamatorias te ayudará a sentir menos hinchazón y mayor comodidad. Tiene también propiedades antioxidantes, por lo que tomarte al menos uno al día será muy beneficioso para tu piel y tu salud.
  • Sopas: son un buen recurso para aumentar la ingesta de líquido; muy recomendables las picantes y ligeras, ya que aceleran el metabolismo y aumentan el gasto energético, sobre todo las picantes.
Sus sopas suelen estar acompañadas de alga marina.
  • Cocinado: es clave apostar por preparaciones que sean saludables, y en este caso se lleva la palma el cocinado al vapor, con el que se obtiene el máximo sabor, textura, minerales y vitaminas de los alimentos.
  • Prohibidos: alimentos prohibidos totalmente en este tipo de dieta son las harinas refinadas, los azúcares, los lácteos y los alimentos procesados. En el caso de los lácteos es porque pueden favorecer la aparición del acné.

Teniendo en cuenta que la base de su alimentación son las verduras al vapor, el aporte calórico disminuye considerablemente si comparamos este tipo de dietas con otras.

Algo que también ayuda a la hora de mantener una alimentación saludable es el caldo de verduras o de carne que se incluye en algunos platos, lo que los hace más completos a la hora de servirse. Además, las entradas siempre se sirven en platillos pequeños y están hechas de verduras condimentadas, esto hace que en el momento del primer plato no tengas tanta hambre y, por ende, comas con más moderación. (F)