Un consumo inadecuado de calcio puede derivar en osteoporosis, además de que el debilitamiento de los huesos los hace más susceptible de sufrir fracturas.

El calcio se encuentra en el soporte estructural de huesos y dientes, pero también participa en funciones metabólicas, como la contracción y dilatación vascular, la función muscular, la coagulación de la sangre

Lamentablemente, nuestro cuerpo no lo produce por sí mismo, por lo que debemos obtenerlo a través de la alimentación.

Publicidad

¿El yogur puede reducir el riesgo de diabetes tipo 2? Estas son las porciones que recomienda consumir la FDA

¿Cómo saber si estoy consumiendo suficiente calcio?

Conoce cuánto calcio debes consumir diariamente. Foto: Freepik

Conoce cuánto calcio debes obtener diariamente

El consumo ideal de calcio varía según la edad de la persona, por ejemplo, los infantes menores a los 6 meses necesitan 200 miligramos, los mayores de esa edad requieren 220 miligramos, mientras que los niños de 1 a 3 años deben integrar a su dieta 700 miligramos de este mineral.

A partir de los 19 años de edad, lo normal es obtener 1000 o 1200 miligramos de este mineral cada día, según Mayo Clinic.

Recuerda que el cuerpo absorbe el calcio de forma lenta, por lo que es recomendable dividir la ingesta diaria en dos tomas de máximo 500 mg cada una.

Publicidad

¿Por la mañana o por la noche? Esta es la mejor hora para tomar calcio y vitamina D para proteger tus huesos

Revisa el contenido de calcio de cada alimento

Los quesos Gruyere, emmental, roquefort y bola son los que contienen más calcio que otros alimentos al aportar entre 560 y 850 miligramos en solo una porción de 100 gramos.

Luego le sigue el queso manchego con 470 miligramos, las sardinas en aceite con 400 miligramos, las almendras y avellanas con 240, los langostinos y las gambas con 220, entre otros, tal como publicó la Clínica Universidad de Navarra.

Publicidad

Presta atención a los síntomas de deficiencia de calcio

Los calambres musculares pueden ser un síntoma de falta de calcio. Foto: Pexels
  • Calambres musculares.
  • Debilidad muscular.
  • Arritmias cardíacas.
  • Inapetencia.
  • Hormigueo y entumecimiento de los dedos.

(I)

Te recomendamos estas noticias