En 2014, el biólogo John Weinstein y sus alumnos de posgrado iniciaron la búsqueda de microplásticos, trocitos de plástico degradado que se propagan por el medioambiente.

Posterior a la travesía, se encontraron con la sorpresa de que la mitad de los fragmentos eran negros, tubulares y microscópicos, sin un origen obvio en esa época. Al realizar estudios e investigaciones, averiguaron lo que tenían entre manos, pedazos minúsculos de neumáticos.

Los neumáticos figuran entre los contaminantes de plásticos más habituales del planeta, un estudio de 2017 publicado en el International Journal of Environmental Research and Public Health, se estimó que este artefacto representa hasta el 10% del total de microplásticos presentes en los mares del mundo, un año después el porcentaje incrementó el 28%.

Como parte de una solución a esta problemática, desde el 2018 se reciclaron más de tres millones de llantas en Ecuador, en una iniciativa que busca reutilizar los neumáticos utilizados, de forma que no se conviertan en un residuo más, afectando gravemente al medioambiente.

Publicidad

‘Seginus’ está detrás de esta iniciativa, protagonizando el primer sistema colectivo sin fines de lucro que articula la cadena de reciclaje de neumáticos usados, comprometidos para que el ciclo de las llantas no termine. Las transforman en energía, pisos, material para artesanos y más.

¿Cuál es el proceso detrás de este sistema?

El ingreso estimado de llantas en el país es de aproximadamente 4 millones de neumáticos, entre vehículos livianos y pesados, incluyendo motos y bicicletas, superando los 6 millones de unidades, explica el director ejecutivo de Seginus, Jacinto Monserrate

Para comprender mejor el proceso detrás, Monserrate lo separó en cuatro pasos:

  • Recolección: más de 2.500 punto a nivel nacional incluidas cerca de 600 vulcanizadoras.
  • Transporte: desde todo el territorio ecuatoriano, incluido Galápagos.
  • Triturado: retirar alambre, fibra y separar caucho.
  • Producto final: pisos de caucho, camas para mascotas, artesanías, cogeneración de energía.
Las llantas son recogidas alrededor de todo el país. Foto: Pexels

Consideran que el tiempo estimado del proceso es ‘rápido’, ya que se ha desarrollado una plataforma web llamada ‘Pits’, en la que se conecta en tiempo real a los más de 2.500 puntos con los gestores autorizados, la conexión y la plataforma inteligente permite atender el requerimiento en menos de 24 horas.

“Previo al proceso de triturado estamos buscando nuevas formas de valorar a través de la producción de camas para mascotas” este proyecto tiene como nombre ‘Mi nuevo hogar’, y da una mano al impulso de la economía popular y solidaria, salvando a mascotas en abandono.

El otro uso, explica Monserrate, es mezclar bituminosas asfálticas, este componente alarga la vida útil del asfalto hasta tres veces, evitando el mantenimiento frecuente de la vía, y además cuidando el medioambiente. (I)