Milton Asamat recuerda que su abuelo Mariano Tiwi desde niño le inculcó el respeto por la flora y fauna, en especial en la zona de la parroquia La Paz, en Zamora Chinchipe, donde han habitado por décadas. Al crecer, Milton observó que las especies de animales y la población de animales que habitaban el lugar iban disminuyendo debido a las actividades humanas, en especial la minería, y eso le generaba “impotencia”.

Por eso, como presidente del Centro Shuar Kiim, y con el apoyo de su comunidad, Naturaleza y Cultura Internacional (NCI), la Federación Provincial de la Nacionalidad Shuar de Zamora Chinchipe, el Ministerio del Ambiente, Agua y Transición Ecológica (Maate) y Andes Amazon Fund, concretó la creación del Área Protegida Comunitaria Tiwi Nunka, que había sido solicitada desde el 2000.

Tiwi Nunka, primera reserva natural custodiada por nacionalidad shuar

La declaratoria se realizó el pasado 20 de julio. La zona se extiende por 5.497,85 hectáreas y se ubica en la confluencia de los ríos Yacuambi y Kiim. El Centro Shuar Kiim, que es parte de esta zona de conservación, es el hogar de 200 personas distribuidas en 35 familias que protegerán este territorio.

El nombre de la nueva área protegida, la número 71 a nivel nacional, es en honor al abuelo de Milton y significa tierra de Tiwi, en lengua shuar. “Mi abuelo fue el primero en venir a estas tierras, luego se unió con mi abuela, tuvieron hijos, nietos. Así se formó nuestra comunidad. Nuestros mayores ya cuidaban el agua, el aire y la naturaleza, y solo nos faltaba el documento que garantice la conservación”, dice Milton. Destaca que esta zona es la primera de estas características que será manejada para su conservación por una comunidad shuar.

Publicidad

El nombre de la nueva área protegida, la número 71 a nivel nacional, significa tierra de Tiwi, en lengua shuar. Foto: Cortesía Ministerio del Ambiente

Afirma que actualmente están en el proceso interno de designación de guardaparques y la estructuración de proyectos, entre ellos de turismo comunitario, para levantar fondos que les permitan la protección integral del territorio.

Queremos construir un sendero para que se pueda ingresar a la reserva y se puedan realizar recorridos para propios y extraños. Es una caminata de tres horas”, señala. La declaratoria era imperativa, afirma el dirigente indígena, ya que la minería, tanto formal como informal, está acechando su territorio.

Cuando yo era niño en el río Yacuambi yo podía bañarme, nadar, hacer deporte, era cristalino, lleno de árboles de samique, pero ahora solo hay piedra y arena, el río se ha convertido en lodo y todo por la minería. El único río que nos queda es el Kiim y es el que podemos cuidarlo”, afirma.

Cerca de Tiwi Nunka hay grandes extensiones de tierra concesionadas para la minería, aunque en muchas de ellas todavía no se realizan actividades extractivas sino que se están ejecutando estudios para saber los minerales que se pueden extraer. En la comunidad había la preocupación de que el Estado concesione el territorio antes de la declaratoria de área protegida.

Publicidad

Otro de los problemas que impactan a este territorio es la invasión de “finqueros” que han quemado pajonales de la parte alta del territorio, donde hay ecosistemas de páramo, señala Trotsky Riera, de NCI.

Por eso la comunidad decidió establecer mojones (postes) para delimitar el área protegida. Los vecinos ingresan o su ganado y para evitar esto se delimitará de forma física. También se realizará una campaña para concientizar a los vecinos. El territorio Tiwi Nunka está conformado por 7.000 hectáreas, pero en la parte alta hay registro de incendios provocados por personas que luego se adueñan de la tierra y todavía el conflicto está ahí, por eso es que solo 5.000 hectáreas ingresaron al Sistema Nacional de Áreas Protegidas”, indica.

En Tiwi Nunka hay una gran variedad de especies de flora y fauna. Foto: Cortesía Ministerio del Ambiente

Los comuneros shuares decidieron ingresar la mayor cantidad de hectáreas para protección y en una segunda fase buscar la ampliación del área una vez resueltos los problemas de tierra con los finqueros.

La comunidad tenía miedo de que se abra el catastro minero y por eso decidieron salvar las 5.000 hectáreas. Una vez que se trabaje en la actualización del plan de vida de la comunidad seguramente se incluirá la negociación con las personas que están invadiendo la parte alta”, señala Riera.

Publicidad

Andes Amazon Fund, a través de NCI, otorgará los recursos para viabilizar proyectos que permitan la protección de la zona. Además, NCI impulsará la creación de acuerdos de conservación con la comunidad y apoyará iniciativas como la extracción sostenible de aceites esenciales de copal, también conocido como el palo santo amazónico.

En tanto, el Maate apoyará de forma técnica, en especial, con las capacitaciones sobre normativa, reglamentos, procesos administrativos y la evaluación de la efectividad de manejo.

A nivel regional Tiwi Nunka es importante porque crea un microcorredor con el Parque Nacional Podocarpus, la Reserva Parroquial Tres Picachos y el Área Protegida Descentralizada Yacuambi, y permitirá preservar zonas de páramo y bosque amazónico, además de los beneficios ecosistémicos para la población de Zamora Chinchipe y Loja, según el Maate. (I)