La Dirección del Parque Nacional Galápagos (DNPG) dispuso el cierre de la pesca de pepino de mar. La justificación es que se ha superado la cuota de captura permitida, según se informó en un boletín de prensa.

La pesca del pepino de mar se permitió oficialmente desde el martes 20 de julio de 2021, tras seis años de prohibición.

La entidad informó el martes 3 de agosto último que los monitoreos diurnos y nocturnos de pepino de mar, en los muelles autorizados de los puertos poblados, confirman que se cumplió con la cuota de 600.000 individuos.

Es decir, 308 pescadores artesanales autorizados en 118 embarcaciones bucearon para recoger este recurso y en quince días superaron la cuota establecida por la autoridad ambiental.

Publicidad

La apertura de esta pesca se dio tras estudios poblacionales de pepinos de mar que indicaban que había más de once en cada cien metros cuadrados del lecho marino.

El cierre de la pesca se notificó a las cooperativas artesanales de Galápagos y a los puntos de control remotos de la DPNG, instalados en los sitios de pesca.

Los únicos que aún podrían desembarcar su pesca son los que se encuentran en faenas lejos de los puertos poblados, quienes tienen dos días para regresar y monitorear lo capturado.

Posteriormente quedan habilitados ocho días para la comercialización y la salida del producto que quede dentro del archipiélago.

La DNPG informa que la autoridad ambiental, la Armada del Ecuador y la Policía Nacional han mantenido los controles permanentemente para asegurar que se cumpla con las regulaciones establecidas para la sustentabilidad de este recurso.

Las principales medidas de manejo incluyeron el establecimiento de tallas mínimas de captura, cuota y plazo, zonas de pesca autorizadas y protección sobre el canal Bolívar, sitio considerado semillero con alto valor ecológico.

Publicidad

Solo se podía capturar la especie Isostichopus fuscus en la reserva marina de Galápagos, según informó el Ministerio del Ambiente, Agua y Transición Ecológica (Maate).

La Resolución 0057, emitida por la Dirección del Parque Nacional Galápagos (DPNG), indicó todas las medidas de manejo y control para garantizar la sustentabilidad de la actividad, según el Maate.

El pepino de mar estuvo al borde de la extinción tras décadas de capturas sin control.

Los únicos autorizados para participar fueron los pescadores artesanales de Galápagos.

Las tallas mínimas permitidas fueron las de 20 centímetros en estado fresco y 7 centímetros en estado cocido salmuera.

El archipiélago de Galápagos es un área protegida que incluye una reserva marina que abarca una superficie de 138.000 kilómetros cuadrados. El lugar es considerado de una alta biodiversidad. (I)