En el marco de la conmemoración del Día de la Mujer, que se recuerda cada 8 de marzo, la Casa de la Cultura Ecuatoriana núcleo del Guayas inauguró el Salón de la mujer titulado en esta ocasión Mujeres en pandemia, cuyas piezas reflejaron justamente las emociones que afloraron durante el encierro que resultó para contener el contagio por el coronavirus.

Esta noche, por medio de una transmisión en vivo por Facebook Live, se conoció a las ganadoras del certamen artístico. El jurado estuvo compuesto por las artistas y gestoras culturales Paola Almeida, Carla Bresciani, Diana Ponce y Johanna Mesa, presidenta del salón. Ellas tomaron su decisión el viernes 4 de marzo.

El primer lugar lo obtuvo la guayaquileña María Fernanda Man Ging Quintero, con su obra Preludio, con dimensiones 120 x 120 cm, acrílico sobre lienzo. Las juezas aplaudieron su ‘excelente tesitura’. “La obra nos muestra claramente un sentir colectivo desde el encierro, la esperanza y los diferentes trastornos que todos sentimos en este momento”. Esta pieza identificará al Salón, que estará abierto todo el mes de marzo.

Además, se decidió premiar tres menciones de honor.

Publicidad

La primera se otorgó a Kelly Gualsaqui Valladares, de Loja, quien presentó Niño indio, infante divino, en acrílico. “Pieza seleccionada por el manejo técnico y expresión gráfica que muestra la resiliencia que desarrollamos en aquellos días. Se siente el abrazo de esperanza como una visión mágica dentro del caos que vivimos”.

El segundo lugar fue para Kimberly Yagual Aguilar, con su obra Recupérate pronto, con la técnica cabello bordado sobre servilleta. “Su ingeniosa creatividad nos cautivó, el título, la frase y el sentir de la gráfica nos brinda esa poesía que pocos percibimos en el encierro. El hecho de usar su cabello como parte de la pieza, esa intimidad compartida, esa sutil concepción de la obra, creemos pertinente de ser voceada”.

Finalmente, la última mención de honor se dirigió a Nikita Félix Galarza, que se perfiló con Repensar mis memorias me fortalece, loop eterno, trabajada en acrílico. Las evaluadoras escogieron esta creación por recrear “ese pop nostálgico que muchos jóvenes sintieron en aquellos días”.

Como presidenta de la Casa de la Cultura núcleo del Guayas, la artista y doctora en gestión cultural Martha Rizzo recordó que el salón se denominó Mujeres en la pandemia, porque “el arte como disciplina se convierte en la máxima fuerza de creatividad, con un potencial transformador a nivel individual, generador de vínculos, posibilitador de nuevas miradas, canalizador de sensibilidades, deseos y necesidades compartidas”.

Publicidad

Agregó que “como portavoz de la cultura y de los imaginarios sociales, el ingenio humano, más allá del arte es un catalizador social y político que cuestiona y desafía asuntos claves que nos afectan a todos hoy”. (I)