Para el Diccionario de la lengua española, «sólido» es algo ‘firme, macizo, denso y fuerte’. Considerando este sentido, decir que «las calles están sólidas» hará que los puristas se queden boquiabiertos y con ganas de llorar, pero no lo podrán hacer porque algunos son ojienjutos.

Resulta que «sólido» en el argot popular, además de ‘firme’, también equivale a ‘solitario’. Y así en ese lenguaje especial se dice de manera espontánea «la calle estaba sólida, no había ni una sola alma por ahí».

La voz del pueblo siempre se impone, y a la Real Academia Española y a los organismos asociados nos les queda otro camino que aceptar los vocablos o las acepciones que surgen con espontaneidad y que apuntan a realidades diferentes.

Prueba de esto es que, hace una década y un bienio, «sólido» ingresó al Diccionario de americanismos con el sentido de ‘lugar desamparado, desierto o solitario’ (primera acepción). Con este significado es de poco uso y se registra en el lenguaje popular y culto de Costa Rica y Ecuador, pero tiene una restricción: solo en estilo espontáneo. El segundo significado se refiere a un ‘objeto que es muy bueno o de calidad garantizada’. Se usa en Panamá y, según este diccionario, se está volviendo obsoleto.

Publicidad

En síntesis, en diálogos informales no hay por qué alarmarse cuando algún contertulio dice que «la calle está sólida», pero con esta frase no se refiere a la dureza del pavimento, sino a lo solitario del lugar e, incluso, al peligro que acecha en pasajes con esas características. No obstante, como su empleo no está difundido en todos los ámbitos, se recomienda que se evite en interlocuciones y escritos formales. (F)

FUENTES: Diccionario de la lengua española (versión electrónica), Diccionario de americanismos (2010), de la Real Academia Española y la Asociación de Academias de la Lengua Española.