Nancy, quien no ha dormido desde el martes, reconoció la cabeza de su esposo en un video que se hizo viral tras los enfrentamientos registrados en la Penitenciaría de Guayaquil. Así de cruel.

La mujer de 35 años cuenta que hasta las 08:50 de ese día chateó con su pareja y padre de su hija de 5 años. Minutos después, al encender el televisor se enteró de que había un enfrentamiento en la cárcel y salió del cantón Milagro hacia la ciudad con sus cuñadas.

“Cuando lo llamé ya no contestó. Salí a la Peni y estuve ahí desde las 10:00 (martes) escuchando la bala y rezando para que no le pasara nada, pero ya en la madrugada (miércoles) reconocí su cabeza en un video, la tenían dentro de una funda”, relata la mujer que aún no ha regresado a su casa y pasó la noche afuera de la cárcel esperando noticias.

Ella narra que su esposo estaba en el pabellón 5 y que fue sentenciado a un año de cárcel. Le faltaban tres meses para salir en libertad.

Publicidad

“Cómo le voy a decir a mi hija que a su papá le cortaron la cabeza, esa es la peor muerte. Necesito que alguien la cosa al cuerpo”, dice Nancy entre lágrimas mientras permanece afuera de la morgue junto con decenas de familias.

Lucrecia también estaba afuera del Laboratorio de Criminalística. Ella llegó este miércoles de Italia para ver a sus hijos después de varios años. Tenía la ilusión de visitar en la Penitenciaría a William, su hijo mayor, quien cumple una pena de cinco años. Pero al aterrizar se enteró de la matanza registrada este martes, que de momento ha causado la muerte a 118 reos y heridas a otros 80.

Este jueves ella ingresó a Criminalística para revisar las fotografías de los restos que han recopilado los agentes y tratar de reconocer a su hijo, pues dice que ya perdió la esperanza de encontrarlo con vida, luego de enterarse de que los dos compañeros de celda de William estarían muertos.

Tapándose el rostro para contener las lágrimas, la madre del reo cuenta que se mensajeó con él hasta pocas horas antes de que iniciara el enfrentamiento para decirle que ya se iba al aeropuerto.

“Después ya no contestó ni le llegaron los mensajes. El teléfono sale apagado”, aseguró la mujer, que junto con el padre de su hijo ha acudido en varias ocasiones a la cárcel, a la morgue y hasta al Parque Samanes, sin encontrar rastro de William.

Siguen llegando familias a la morgue para reconocer a los reos asesinados. Informa Carolina Pimentel.

Posted by El Universo on Thursday, September 30, 2021

Este jueves los padres se encontraron con los familiares de los compañeros de celda de su hijo. Afuera de la morgue, les dijeron que todos fueron incinerados.

Publicidad

Pero no son las únicas historias que erizan la piel. Afuera de la morgue permanecía también David V., el padre de cuatro reos, tres de los cuales fueron asesinados en el pabellón 5. El adulto mayor a las 14:00 de este viernes aún esperaba retirar el cuerpo de Darwin, mientas su esposa sepultaba en el cementerio de Monte Sinaí a David y a Johnny.

Guayaquil.- 30/09/2021 Afuera de la morgue cientos de personas esperan la salida de los cuerpos de los reos asesinados. FOTO  JORGE GUZMAN Foto: El Universo

“Me han dado la noticia de que el cuerpo de mi hijo (Darwin) no está completo”, dijo entre lágrimas el padre que desde el martes vive un drama y quien buscaba a algún funerario que cosiera la cabeza de Darwin a su cuerpo.

“No le puedo llevar a mi esposa la cabeza de su hijo en otra funda, no puedo. Ella se me muere” exclamó el hombre.

La hermana de los fallecidos contó al salir del sepelio que Darwin le mandó un mensaje a las 09:30 del martes.

“Me dijo: “Me estoy bañando, llama a la Policía, se quieren meter para matarnos”. Dos horas después, alguien me escribió para decirme que a mis tres hermanos los habían matado. Yo no le podía creer, era demasiado”, expresó la mujer mientras era consolada por su esposo.

Cientos de familiares de los reos del pabellón 5 llegaron a la morgue para exigir información, incluso cerraron la vía por varios minutos. Foto: cortesía

Mientras tanto, el Servicio Nacional de Atención Integral a privados de libertad (SNAI) aún no confirmaba en qué estado se encontraba el cuarto hijo de David V., quien estaba recluido en el pabellón 11 y con quien no se han podido comunicador. La familia reza para que él esté vivo. (I)