El Tribunal de Garantías Penales de Santo Domingo de los Tsáchilas dictó una condena de diez años de prisión para Josselyn V. y Ángel V. por haber cobrado $ 4 millones del bono de desarrollo humano (BDH), para lo cual se hacían pasar por beneficiarios que ya habían fallecido. La justicia los encontró culpables del delito de lavado de activos, que se castiga con una pena de diez a trece años, según el artículo 317 del Código Orgánico Integral Penal (COIP).

La audiencia tuvo lugar este 12 de julio, informó la Fiscalía General del Estado (FGE). En este caso también se juzgaba a Wilmer V., Silvia A. y Melba E., quienes fueron declarados inocentes. No obstante, eso no los liberó de ser indagados por otras causas. Los magistrados dispusieron a la Fiscalía que inicie una investigación por un presunto delito tributario al haber encontrado indicios de su responsabilidad en esa infracción.

Sobre los dos sentenciados, la Fiscalía estableció que el valor del perjuicio causado era superior a los $ 5 millones; sin embargo, el Tribunal determinó un monto menor.

Durante la audiencia se presentaron diez testigos y tres peritos, además de prueba documental. La Fiscalía expuso informes de la situación tributaria desde el año 2013 hasta 2018, documentos emitidos por diferentes entidades bancarias, Superintendencia de Compañías, Servicio de Rentas Internas, entre otros, que fueron recogidos en una pericia.

El fiscal Ángel García también incluyó informes de la Unidad de Análisis Financiero y Económico (UAFE), donde se detectaron transferencias inusuales en las cuentas financieras de los procesados.

El delito se mantuvo por cuatro años, entre 2014 y 2018, según las investigaciones. El sistema funcionó con los propietarios de establecimientos a través de los que se paga el bono; ellos informaban a los ahora sentenciados cuando algún beneficiario había muerto.

Fue en diciembre de 2019 que se realizó un operativo entre la Fiscalía y la Policía Nacional para detener a la red delictiva. Hubo allanamientos en los cantones Santo Domingo, Pedro Vicente Maldonado y San Miguel de los Bancos. (I)