A Diego Ricardo B. C. y Diego Alejandro G. V., los jueces de la Sala Penal de la Corte Provincial de Justicia de Pichincha les ratificaron la pena de cuatro años de privación de la libertad como autores del delito de asociación ilícita para cometer extorsión.

Según la Fiscalía General del Estado, se demostró, por segunda ocasión, que los sentenciados perjudicaron económicamente a una familia, propietaria de un patio de autos, en el norte de Quito.

Asesinan a dueño de asadero de pollos que semanas atrás había sufrido daños por detonación de explosivos

En noviembre de 2016, Diego Ricardo B. C., un expolicía, por contacto de una tercera persona acudió hasta un patio de autos a proponerle al propietario la capitalización del negocio por $ 100.000 con letras de cambio como garantía de pago.

Semanas después volvió al negocio de la víctima y le contó que para entregarle los $ 100.000 que acordaron fue a Colombia, donde “gente mala” y dedicada a negocios ilícitos le prestó $ 500.000, pero al intentar ingresarlos al país, el dinero fue incautado por la Policía.

Publicidad

Como parte del dinero era para ese patio de autos, le pidió a la víctima que le entregara $ 250.000 para “perder a medias”, pues de lo contrario mataría a sus hijos. En respuesta le indicó que no era su responsabilidad la forma en la que intentó trasladar los dólares.

Entonces empezaron los actos intimidatorios que incluyeron fotografías de sus hijos, ubicaciones, mensajes de muerte en contra de ellos y amenazas de secuestro.

Atemorizado accedió a las imposiciones y firmó cuatro letras de cambio por $ 90.000 cada una. Además entregó cuatro vehículos como garantía de pago.

Sicarios balearon a hombre y siguieron a familia a hospital para comprobar que estaba muerto; allí hubo cruce de balas

Diego Ricardo B. C. recibió los autos a su nombre y Diego Alejandro G. V. cobró una de las letras de cambio en la Unidad Judicial Multicompetente del cantón Mejía, en Pichincha.

Publicidad

La víctima presentó una denuncia con lo que se inició el proceso penal.

Los jueces además decidieron que los sentenciados entreguen $ 90.000 como reparación económica y paguen una multa de once salarios básicos unificados, es decir, $ 4.675.

También la devolución de las tres restantes letras de cambio. (I)