Tras los violentos disturbios en la cárcel de Bellavista, en Santo Domingo de los Tsáchilas, la tarde del jueves 12 de mayo 153 internos fueron trasladados hacia otros centros de rehabilitación social (CRS).

El Servicio Nacional de Atención Integral a Personas Adultas Privadas de la Libertad y a Adolescentes (SNAI) informó que la medida se tomó “con el fin de precautelar la vida, el orden y seguridad de las personas privadas de la libertad (PPL)” de la cárcel de Santo Domingo.

La movilización de los reos se llevó a cabo con el apoyo de agentes de la Policía Nacional y miembros de las Fuerzas Armadas. El SNAI no precisó qué centros de rehabilitación acogerán a los 153 internos.

El amotinamiento ocurrido la madrugada del lunes 9 de mayo en el CRS de Bellavista dejó un trágico saldo de 44 reos fallecidos, y 220 fugados, producto de un enfrentamiento entre la organización criminal Los Lobos y una fracción de esta banda, denominada R7.

Publicidad

Ese mismo día, por la noche, seis cabecillas de bandas fueron trasladados desde Santo Domingo hacia La Roca y la Penitenciaría del Litoral, en Guayaquil, con resguardo policial y militar.

El miércoles 11 se registró otro incidente en la cárcel de Bellavista, cuando varios internos treparon a los techos de la prisión. Sin embargo, la situación fue contenida a tiempo por la Policía Nacional y las Fuerzas Armadas. (I)