El máximo órgano deliberativo de la Izquierda Democrática (ID) es su Convención Nacional. Y, según sus estatutos, hay dos vías para convocarla: por pedido del Consejo Ejecutivo Nacional y por al menos catorce de sus presidentes provinciales. Esta última es la que escogieron 20 de 24 dirigentes locales para autoconvocarse para este sábado 30 de abril, en Portoviejo, Manabí, con el objetivo de evaluar la gestión de Guillermo Herrera como presidente de la agrupación política.

Dichos militantes señalan a Herrera como responsable de la crisis que la ID vive por estos días. Hablan de al menos tres situaciones que han causado malestar: se han tomado decisiones sin consultar a la dirigencia, se ha convocado a elecciones internas con un reglamento y un padrón ilegales y no se han generado los espacios de debate para la definición de una línea partidista clara.

Enrique Chávez, quien es uno de los vicepresidentes del partido y lidera a un grupo de dirigentes inconformes, señala que el dirigente se ha tomado atribuciones que no tiene, como la separación de la bancada legislativa, “por cuenta y riesgo de él”, de Alejandro Jaramillo y Johanna Moreira.

Jaramillo, que además es presidente de Pichincha, fue expulsado por el Comité de Ética por supuestamente dar declaraciones que dividían al partido. Él apeló ante el mismo Comité, que suspendió la decisión y la elevó al Tribunal Contencioso Electoral (TCE); este archivó la causa porque no se agotó la apelación internamente. Es decir, que sigue dentro de la ID, aunque Herrera lo ha desconocido.

Publicidad

Mientras que Moreira fue separada por el mismo motivo. La directiva nacional indicó en un comunicado que no es afiliada, pero que le debe “respeto al partido”.

Según Chávez, Herrera llamó a elecciones para el 4 y 5 de junio a fin de realizar la renovación de las directivas provinciales con base en reglas que contradicen su estatuto.

En la norma principal de la ID se dice que podrán ser dirigentes provinciales quienes tengan al menos dos años de afiliación, pero el reglamento dice que cualquiera puede serlo, así tenga un día de afiliado.

Asimismo, agregó, no se está usando el padrón que elabora el Consejo Nacional Electoral, sino una plataforma de alrededor de 22.000 afiliados que no es oficial y que “no sabemos de dónde salió”.

Publicidad

“Se han confundido de partido; creen que es grupo como el correísmo, que una persona ordena, hace y deshace. La ID es un partido de más de 50 años de vida, con estatutos, reglamentos, principios ideológicos, que se deben respetar”, indicó.

En tanto que Jaramillo explicó que el Consejo Ejecutivo Nacional, que es una instancia de decisiones políticas integrada por 42 personas, entre directivos nacionales y provinciales, tiene seis meses sin reunirse. Por ello, aseguró, no hay una línea partidista clara para la organización y para la bancada.

Herrera ha convocado a dos reuniones en las que no ha tenido quórum; mientras que el otro ‘bando’ se reunió en Guayaquil hace pocas semanas.

El legislador señaló que hubo también discrepancias por algunas posturas del excandidato presidencial del partido, Xavier Hervas, respecto a la ley del aborto y las amnistías.

Publicidad

Jaramillo dijo que Hervas se opuso al texto aprobado en el que fijaron 12 semanas como límite para interrumpir el embarazo en las mujeres y hasta 16 en niñas y adolescentes, y en el que no se pusieron requisitos. “La despenalización del aborto sin restricciones está en el plan de gobierno de la ID”, recordó.

Respecto a las amnistías, dijo que estas fueron parte del acuerdo con Pachakutik y que había que honrar la palabra dada. “Hervas ha dicho que tengo agendas personales, cuando mis únicas agendas son el plan de gobierno presentado en el Consejo Nacional Electoral y los acuerdos firmados”, indicó.

Chávez y Jaramillo coincidieron en que Herrera está mal asesorado por Hervas. De él afirmaron que quiere tomar decisiones pese a ser un militante nuevo que no es parte de la directiva formal de la ID.

Chávez opinó que él debería dedicarse a recorrer el país para consolidar una eventual postulación presidencial en el 2025. Mientras que Jaramillo cuestionó que no haya dado un paso al costado luego de la denuncia de supuesta evasión de impuestos que realizó en su contra el presidente Guillermo Lasso.

Publicidad

Ambos señalan que la Convención deberá tomar una decisión sobre el futuro de Herrera.

Este Diario solicitó una entrevista con Herrera, pero no aceptó. En una rueda de prensa realizada en esta semana, el presidente de la ID denunció que el partido había sufrido ataques informáticos a su sitio web, sus redes sociales, sus bases de datos y correos electrónicos, por lo cual puso una denuncia en la Fiscalía General.

Dicho ataque tendría la intención de “impedir que nuestra organización política vaya a una renovación legal y estatutaria de sus directivas provinciales y circunscripciones del exterior”.

“Estamos frente a ataques internos y externos para dividirnos. Pedimos a nuestra militancia no dejarse engañar respeto a declaraciones de los asambleístas Jaramillo y Moreira”, dijo Herrera, quien afirmó que en el primer caso hubo un “debido proceso, de acuerdo a los estatutos, por el Comité de Ética, en el que no tiene influencia la directiva del partido”, y en el segundo “se ha tomado la decisión de separarla de la bancada porque no es afiliada”.

Herrera indicó que algunos dirigentes se oponen a la renovación de directivas porque quieren perpetuarse en el poder, pero que la mayoría de la militancia sí lo apoya. (I)