Un permiso médico de un día para el abogado defensor del exsecretario nacional de Inteligencia (Senain) Pablo Romero produjo, la tarde de este miércoles, que en menos de dos días se dé un nuevo diferimiento de la audiencia en la que se conocería si el Tribunal de la Corte Nacional de Justicia (CNJ) ratificaba la sentencia de nueve años de cárcel contra el exlíder de la Senain, quien fue declarado autor mediato del plagio del activista político Fernando Balda, o a su vez acogía la apelación hecha a ese fallo de primera instancia.

Los jueces Mercedes Caicedo (ponente), Byron Guillén y Adrián Rojas, quienes integran el Tribunal de Apelación, decidieron diferir la diligencia, pese a que ya se había negado previamente a la defensa de Romero un pedido similar y el fiscal general subrogante Wilson Toainga y Felipe Rodríguez, abogado de la víctima en este caso, creían que sí se podía instalar la audiencia, pues solo se debía dar lectura a la resolución a la que arribaron los jueces.

El Tribunal suspendió la audiencia de apelación el 4 de enero pasado e ingresó en un proceso de deliberación, es decir, entró a analizar los argumentos entregados por la defensa de Romero, el fiscal Wilson Toainga y los abogados de la víctima de plagio, Eduardo León y Felipe Rodríguez.

Pablo Romero es condenado a nueve años de cárcel por el plagio de Fernando Balda

Esta audiencia debía darse el lunes último, pero debido al pedido de última hora de la defensa de Romero, Juan Carlos Perea, la diligencia se difirió para este miércoles. La nueva fecha definida es el jueves 17 de febrero, a las 16:00, es decir, esta sería la cuarta vez que se dispone la reinstalación de esta audiencia.

Publicidad

Caicedo, como presidenta del Tribunal, indicó que se accede al diferimiento para así garantizar el derecho a la defensa, más aún cuando el permiso médico es de solo un día (todo el 16 de febrero). Pese a ello, advirtió una vez más que si para la tarde de este jueves la defensa de Romero no acude a la audiencia su lugar será ocupado por un defensor público.

Desde el 21 de febrero de 2020 que llegó de España luego de ser extraditado, Romero permanece en el Centro de Privación de la Libertad de El Inca, ubicado en el norte de Quito.

El 14 de agosto de 2020, de forma unánime, los entonces jueces nacionales Iván León, Dilza Muñoz y David Jacho condenaron al exfuncionario del gobierno de Rafael Correa por el plagio de Balda, luego que determinaron que la extinta Senain “obró con el ánimo de causar daño” y que su conducta “fue dolosa”.

La sentencia se basó en el delito de plagio, tipificado en el artículo 188 y 189, numeral 4, del Código Penal anterior, hoy calificado como secuestro en el Código Orgánico Integral Penal (COIP), en el artículo 161.

Publicidad

El juicio que alcanzó a Rafael Correa en el 2018; el caso Balda

Por el secuestro de Fernando Balda, hecho ocurrido en Bogotá, Colombia, en 2012, ya fueron sentenciados los exagentes de Inteligencia Raúl Chicaiza y Jessica Falcón. Al haber sido ambos cooperadores eficaces de la Fiscalía recibieron una sentencia reducida de un año, nueve meses y 22 días de cárcel.

Mientras tanto, el expresidente Correa mantiene por el plagio de Balda un llamado a juicio en suspenso. El juzgamiento no ha podido concretarse, pues el delito de plagio no se puede juzgar en ausencia y el exmandatario ecuatoriano, desde mediados de 2017, se encuentra radicado en Bélgica.

Pablo Romero no se conectó por vía telemática a la audiencia. (I)