A pocos meses de que se inicie el periodo electoral para los comicios seccionales y de elección de los siete vocales del Consejo de Participación Ciudadana y Control Social (CPCCS) del 2023, veinte agrupaciones políticas aspiran a ser inscritas en el Registro Nacional de Organizaciones Políticas del Consejo Nacional Electoral (CNE).

En las antiguas instalaciones del comisariato de las Fuerzas Armadas (Cossfa), en el norte de Quito, se realiza el proceso de verificación de firmas de 19 grupos de carácter cantonal y uno nacional.

Apenas siete personas verificaban ayer 16.000 firmas presentadas por la agrupación Amor Fe y Esperanza (AFE), de Machala (El Oro), que espera participar en las elecciones venideras.

Estimaciones internas señalan que se requieren más de cien personas para llevar a cabo esta tarea, pero funcionan con siete por la falta de recursos para contratar personal.

Publicidad

Es por ello que el consejero electoral José Cabrera encabezó un recorrido por las instalaciones del CNE, ubicadas en el Cossfa, para constatar la situación que enfrenta la institución.

Explicó que el organismo está trabajando en cumplir las recomendaciones de la Contraloría General del Estado para que se mejoren los procedimientos para constatar la veracidad de las firmas recogidas por los actores políticos para obtener su personería jurídica, luego de que en una auditoría del 2020 se detectaron irregularidades en las rúbricas con las que los movimientos y partidos eran inscritos.

La autoridad reconoció que se requiere tecnología para agilizar esta actividad, pero no hay recursos.

Anunció que, en los próximos días, la Organización de Estados Americanos (OEA) entregará un informe de evaluación al parque tecnológico que utiliza el CNE para “identificar los problemas”, para con ese fundamento solicitar presupuesto al Gobierno nacional.

“Es preocupante el tema, porque no tenemos servidores, que son aquellos equipos que almacenan la información. Estos servidores están obsoletos”, lamentó el consejero.

Según dijo, hace cuatro meses solicitó una reunión con el ministro de Finanzas, Simón Cueva, pero no ha tenido respuesta, por lo que se decidió “golpear las puertas de los organismos internacionales” para entablar convenios de cooperación para la entrega de equipos.

Publicidad

“Estamos en ese trajinar. Para poder utilizar tecnología de punta, necesitamos dinero para los equipos y contratar técnicos, pero no hay dinero”, recalcó.

A esto se suma que en diciembre próximo se termina el comodato entre el CNE y las Fuerzas Armadas para ocupar este galpón del Cossfa, en donde laboran servidores de los departamentos de Organizaciones Políticas y Fiscalización.

La incertidumbre es que no tienen a dónde ir y llevar con ellos miles de documentos que se archivan, correspondientes al gasto electoral de las organizaciones políticas y candidatos, así como los informes de gasto del Fondo Partidario Permanente (FPP).

Por otra parte, el Consejo mantiene deudas con los medios de comunicación respecto del Fondo de Promoción Electoral que asigna el Estado a través del CNE para las campañas electorales de los candidatos. Esta asciende a $ 13 millones.

Las cifras internas detallan que, de procesos electorales anteriores al 2021, la deuda asciende a $ 5 millones. Se ha cumplido con pagar al 93,88 % de los medios que difundieron propaganda electoral.

De las elecciones presidenciales del 2021 se ha pagado un $ 46,79 %, y está pendiente cancelar $ 8 millones.

Previamente a ejecutar estos pagos, la Dirección de Promoción Electoral del CNE aún debe revisar 8.913 órdenes de publicidad y pautaje que fueron solicitadas por candidatos y agrupaciones políticas que participaron en los diferentes procesos eleccionarios. (I)