“Con la bendición de Dios”, Guadalupe Llori asegura que se mantiene firme en la Presidencia de la Asamblea Nacional, aunque ocho legisladores que se identifican como rebeldes de Pachakutik insisten en armar una comisión que evalúe a la representante de Orellana, para lo cual aseguran tener el respaldo de las bancadas de UNES y el PSC.

La reunión del consejo político del movimiento Pachakutik, realizada el 7 de marzo, no bajó tensiones entre los 25 legisladores que integran esa bancada que junto a la Izquierda Democrática (ID) y el oficialismo, representado en el movimiento Creando Oportunidades (CREO), llevaron a Llori a la presidencia de la legislatura hasta mayo de 2023.

Sectores de oposición insisten en integrar una comisión que evalúe al CAL, presidido por Guadalupe Llori

Los legisladores de la ID y de CREO confían en que no pasará nada en la sesión plenaria 767 convocada para las 14:00 de este miércoles, porque aseguran que los conflictos internos de Pachakutik fueron superados, y además dicen que el Gobierno mantiene firme a su bloque que incluye a los independientes agrupados en la Bancada Acuerdo Nacional (BAN).

Publicidad

Antes de un evento por el Día Internacional de la Mujer, Llori destacó los resultados de la reunión mantenida en el Consejo Político de Pachakutik, y aseguró que las resoluciones fueron muy favorables para la unidad de la bancada y que tiene el respaldo total del bloque.

Que el movimiento Pachakutik ha decidido respaldarla, que “ellos tienen que aceptar las resoluciones y el mandato”, afirmó Llori, quien dijo que con la bendición de Dios se mantiene firme en el cargo.

Sin embargo, Mireya Pazmiño, del grupo de los rebeldes de Pachakutik, desmintió a Llori, y dijo que el consejo político incluyó una evaluación de los asambleístas y se pidió unidad de todos, pero que en ningún momento se habló de apoyo a la presidenta de la Asamblea Nacional.

Publicidad

Aseguró que los ocho legisladores de la línea de los rebeldes de Pachakutik se mantienen en que se conforme la comisión multipartidista para evaluar a los miembros del CAL. Que permanecerán bajo los principios del movimiento Pachakutik y, por lo tanto, continuarán pidiendo la evaluación y la independencia de la Función Legislativa. “No nos preocupa en nada que se nos envíe al comité de ética, tendrán que juzgarnos las bases”, añadió.

Pazmiño aclaró que en el consejo político de Pachakutik no estuvieron los 25 asambleístas del bloque, y que no se llegó a ningún acuerdo y lo que hizo la dirigencia del movimiento es sacar una resolución de manera arbitraria, porque no estaban presentes los coordinadores de todas las provincias.

Publicidad

Con la reunión de Pachakutik realizada el lunes pasado no cambia en nada la correlación de fuerzas en la Asamblea Nacional, sentenció Pazmiño, quien consideró que la decisión está tomada por parte de las bancadas de UNES, PSC y el grupo de los rebeldes que podrían llegar a diez. Que en vez de bajar el número de legisladores va aumentando. “Creo que estamos más de 72 legisladores, porque hay bastantes independientes que están pidiendo esta evaluación”, expresó.

El jefe de bloque de Pachakutik, Rafael Lucero, ratificó que las resoluciones tomadas en el Consejo Político del movimiento son de cumplimiento obligatorio para los 25 asambleístas e incluyen a la presidenta de la legislatura, que hubo un llamado de atención y se resolvió mantener la unidad de los asambleístas de la bancada.

En caso de que los denominados legisladores rebeldes de Pachakutik no acaten las resoluciones, el Consejo Político resolvió activar la comisión de ética y disciplina, advirtió Lucero, quien no descartó que desde la misma bancada salga una propuesta de integrar una comisión de evaluación del CAL, pero de forma estructural y no a capricho de ciertas bancadas.

Integración de comisión

La presión por integrar una comisión de evaluación de la gestión del Consejo de Administración Legislativa (CAL) se mantiene en la legislatura. Paola Cabezas, legisladora de la bancada Unión por la Esperanza (UNES), señaló que tienen 72 votos para integrar esa comisión y que eso incluye los votos del bloque Social Cristiano y de los legisladores rebeldes de Pachakutik.

Publicidad

Dijo que la Asamblea y el CAL perdieron una gran oportunidad para dar un mensaje de transparencia al país, si no han violentado la ley y han cumplido la normativa que rige a la Asamblea y han sido claros en sus procedimientos, entonces nadie puede negarse a una evaluación.

Cabezas manifestó que ojalá no tengan que cambiar órdenes del día o la Asamblea se convierta en un toma y daca, y que la presidenta de la Asamblea, pase lo que pase, debe entender que hay una mayoría que le perdió la confianza y recuperar la confianza pasa también porque haga los procedimientos adecuados. Que el descontento con la presidenta Llori no nace ahora, sino que es recurrente de varios incumplimientos que ha hecho. “No se puede seguir tolerando que se siga haciendo de la primera función del Estado el patio trasero del Ejecutivo”.

El PSC emitió un comunicado suscrito por el presidente nacional del partido, Alfredo Serrano, en el que afirma que quien desestabiliza la democracia es quien violenta la independencia de la Asamblea Nacional, que no puede ser una sucursal de la función Ejecutiva. Que quien atenta contra la democracia es quien no reconoce las mayorías legítimas y pretende tenerlas o mantenerlas ilícitamente, señala el documento.

Juan Fernando Flores, del BAN, espera que este miércoles pueda ver en Pachakutik una bancada consolidada que defienda la institucionalidad y que trabaje por el país.

Dijo que hasta que no vea que hay una nueva mayoría legislativa no lo admitirá, pero seguirán trabajando en los debates de leyes como el uso progresivo de la fuerza y la ley de inversiones.

Ratificó el respaldo del oficialismo a Llori y a los miembros del CAL, incluso a quienes desde esa institución pretenden “atentar contra la institución”.

Elías Jachero, independiente agrupado en el BAN, no descartó que un grupo de legisladores que abandonaron las bancadas respalde una moción para evaluar el CAL, y si se tiene que armar una comisión para ello, no se tiene por qué temer. (I)