El señor (Rafael) Correa y el señor (Jaime) Nebot, juntitos estos mellizos, desde el primer día de mi gobierno están viendo cómo desestabilizan la democracia ecuatoriana. Eso es lo que está sucediendo en la Asamblea Nacional. No es un problema de una institución, sino de dos señores que no soportan que Guillermo Lasso esté en la Presidencia del Ecuador”.

Esas fueron las aseveraciones que hizo el presidente Guillermo Lasso en una entrevista para el medio de comunicación Ecotel, en la visita que desde el viernes último hace a Loja. En esa ciudad se realizó el XIV Gabinete Binacional, en el que participó Lasso y su homólogo peruano, Pedro Castillo.

En el encuentro se abordaron temas relacionados con la zona de frontera, asuntos sociales, culturales, ambientales, energéticos, mineros, comerciales, infraestructura, conectividad, seguridad y defensa.

Presidente Lasso acusa a banquero Fidel Egas de no pagar impuestos en Ecuador

Lasso realizó estos comentarios luego de preguntas sobre la situación actual de la Asamblea y la posibilidad de que Guadalupe Llori deje el cargo de presidenta del Legislativo.

Publicidad

El primer mandatario dijo del expresidente Correa que le “tiene miedo”, mientras que el exalcalde de Guayaquil, Nebot, lo “odia”. Me odia porque no tuvo los huevos para ser candidato y, claro, ahora que se quedó en su casa, pues, tiene una envidia y unos celos (por los) que se dedica todo el día a cranear cómo desestabilizar la democracia ecuatoriana. En esto seamos (claros): no es la Asamblea Nacional; son estos dos señores, a través de sus asambleístas, y también por ahí con otro sujeto que no vale la pena recordar”.

En respuesta, Jaime Nebot señaló que no odia a Lasso, sino que más bien su estado emocional le da lástima. En una nota pública de cinco puntos, el exalcalde le aclaró a Lasso que no es un demente cualquiera, sino que es el presidente de la República, y solo por eso se refiere a sus “exabruptos”.

Guillermo Lasso denunció que el complot contra él existe desde el 24 de mayo de 2021 por parte de Correa y Nebot. Declaró “que están juntitos los dos porque los une el temor” de quién va a ser el contralor, de que siga la actual fiscal general (Diana Salazar), de que siga el procurador (Íñigo Salvador), “de todos los fantasmas que los persiguen por esa conciencia sucia”.

“El ‘juntitos’ aplíqueselo a usted y a sus aliados, autores en conjunto de impuestos al pueblo y de amnistías y de habeas corpus para quienes cometieron delitos comunes. Mírese en el espejo. No es usted sujeto de ‘envidia’. En cuanto a ‘huevos’, olvídese de los míos y demuestre los suyos, combatiendo a la delincuencia común”, anotó Nebot en su respuesta.

Publicidad

Hasta el momento, Rafael Correa, ex primer mandatario ecuatoriano radicado en Bélgica desde junio de 2017, no se ha pronunciado sobre las declaraciones hechas por Guillermo Lasso.

Respecto a que existiría la intención de sacarlo de la Presidencia de la República, una vez que se tome una nueva mayoría la Asamblea, Lasso explicó que la muerte cruzada es una herramienta que está en el escritorio del presidente de la República, y que solo tomaría pocos minutos firmarla —dijo— si “se atreven a acercarse al límite de pretender destituir al presidente y desestabilizar la democracia estos dos malos ciudadanos: el uno, prófugo de la justicia, que no se soporta ni al verse al espejo; y el otro, un envidioso nada más, y que ha agarrado por cogerme odio”.

La lucha contra la delincuencia organizada y la minería ilegal, entre temas abordados en XIV Gabinete binacional

Para Nebot, los hechos demuestran que él o los asambleístas del Partido Social Cristiano no están a favor de una destitución ni del presidente, del procurador, de la fiscal Salazar o del contralor. “Más bien, sus últimas interferencias en el campo de otras funciones del Estado son las que ‘desestabilizan’ las acciones de los funcionarios que las tomaron en su momento”.

Lasso recordó que el 24 de mayo próximo cumplirá un año como presidente del Ecuador y que la intención de desestabilizar la democracia del Ecuador viene de parte de Correa y Nebot, a quienes calificó de “mellizos conspiradores” desde el 1 de mayo del 2021. “Como no acepté un pacto e hice bien a último minuto, quedaron juntitos y pegaditos ellos dos; y, claro, me cogieron odio por eso. No les importa el Ecuador. Uno vive en Bruselas y el otro creo que pasa en Miami”. (I)