Faltan 20 meses para las elecciones seccionales del 2023, pero al menos tres tendencias políticas ya están organizándose para arrebatarle al Partido Social Cristiano (PSC) el control del cantón Guayaquil y de la provincia del Guayas, que han sido sus tradicionales “bastiones” electorales.

Las críticas hacia las gestiones de Cynthia Viteri en la Alcaldía y de Susana González en la Prefectura pusieron en duda sus postulaciones para ambos cargos. La primera fue observada por una serie de contratos que se consideraron innecesarios en plena pandemia, y que actualmente son investigados por la Fiscalía; y a la otra, según cuentan dirigentes socialcristianos, se le cuestionó que haya despedido a militantes del partido que laboraban en la institución.

Sin embargo, en el caso de Viteri se conoció que el PSC ha corrido encuestas que le dan una intención de voto de más del 70 % en caso de que decidiera reelegirse. En segundo puesto está el exvicepresidente Otto Sonnenholzner, y luego Jimmy Jairala, por Centro Democrático (CD).

Y en el caso de González, ella misma cuenta a este Diario que conversó con el líder de la agrupación y exalcalde de Guayaquil, Jaime Nebot, quien le habría expresado su apoyo político.

Publicidad

En CD aspiran a que Jairala acepte postularse para la Alcaldía, señala su director ejecutivo, Enrique Menoscal. “El anhelo del movimiento y la militancia es que Jimmy nos represente en la candidatura, pero él sigue dedicado al periodismo. Le hemos pedido que medite esa decisión, pero él ha sido claro en decir que este año no se activará políticamente, más allá de lo que tiene que hacer como presidente del movimiento (él había pedido una licencia por dos años que terminó el pasado 31 de mayo)… El próximo año habrá que ver las circunstancias; los escenarios políticos son cambiantes…”, dice el dirigente.

Pero el exprefecto de Guayas y excandidato a la alcaldía de la ciudad insiste a este Diario que está dedicado a tiempo completo al programa ‘Un café con JJ’ en la estación Teleradio, y que seguirá así.

Jimmy Jairala descarta una candidatura porque está dedicado al periodismo en la estación 'Teleradio'. Foto Cortesía

Menoscal señala que la directiva resolvió, en una reunión efectuada la semana pasada, no tomar por el momento ninguna decisión sobre la Alcaldía de Guayaquil, y “ver si de pronto, terminado el año, Jimmy revierte su decisión”. Ya con esa respuesta están abiertos a dialogar con otras agrupaciones para hacer alianzas.

Una de estas podría ser Fuerza Compromiso Social (FCS), el partido que acogió al correísmo para las elecciones generales de este año. Ambas compartieron el casillero 1-5 bajo el cual se impulsó la postulación del binomio presidencial integrado por Andrés Aráuz y Carlos Rabascall, y las listas de asambleístas. Y además fueron parte del frente Unión por la Esperanza (UNES).

Menoscal aclara que el acuerdo funcionó puntualmente para los últimos comicios y que se mantiene a nivel de Asamblea Nacional. Pero no alcanza a las seccionales. No descarta, sin embargo, que puedan dialogar nuevamente con este sector.

Y justamente en una entrevista en el programa radial de Jairala, la exasambleísta y exministra de Ambiente del gobierno de Rafael Correa, Marcela Aguiñaga, indicó que piensa —a título personal— que en la tendencia del centro hacia la izquierda “deberíamos unificar candidaturas; para nosotros es importante ir con cuadros fuertes que tengan claro lo que debe hacerse en la ciudad, que nos permitan ser un cambio de 20 años del mismo modelo”.

Publicidad

Asamblea provincial de Fuerza Compromiso Social. Constan Sofía Espín, Marcela Aguiñaga y Roberto Cuero. Foto Tomada de Twitter

A Aguiñaga se la ha mencionado como aspirante a la Prefectura, pero ella no lo confirmó. Por ahora está a cargo de la organización de la convención nacional de FCS, que será el 28 de agosto en Montecristi (Manabí), en la que se le cambiará el nombre a Revolución Ciudadana y se elegirá a la nueva directiva nacional. Ella es la principal aspirante a la presidencia, en binomio con Leonardo Orlando, actual prefecto de Manabí.

Para la Alcaldía de Guayaquil se han mencionado los nombres de los actuales asambleístas de Guayas por UNES: Sofía Espín y Ronny Aleaga.

Este último señala que, como guayaquileño, le causaría emoción que se lo considere para esa dignidad, pero que por el momento no se ha hablado de esto, ya que, en efecto, FCS está en proceso de reestructuración interna, y que cualquier decisión sobre precandidaturas se tomará después de la convención correísta.

Desde los “otistas” (seguidores de Sonnenholzer) también se trabaja en un proyecto que podría apuntalar una candidatura a la Alcaldía. Aunque según Nicolás Brito, director nacional del movimiento ciudadano #SigueOtto, el exvicepresidente no busca ese cargo. Cuenta que les ha dicho que es una decisión difícil y que todavía no es momento de tomarla.

Brito señala que, en una reunión en Colimes (Guayas), en noviembre pasado, Sonnenholzner les pidió trabajar en la conformación de una estructura política nacional. Por ello es que en los últimos meses ha estado recorriendo el país para conseguir seguidores y armar directivas.

Admite que quizás no les alcance el tiempo para recoger adhesiones o afiliaciones (dependiendo de si desean que sea movimiento o partido), pero tienen un “plan B”: acercarse a las organizaciones políticas que tienen “tarjeta amarilla” por no haber conseguido buena votación en las elecciones generales y hacer alianzas que impliquen un relevo de liderazgo a favor de Otto.

Otto Sonnenholzner y Pedro Pablo Duart en recorridos organizados por la Fundación Progresa. Foto: Cortesía

“Hay partidos que tienen tarjeta amarilla, que no llegaron al 2 % de votos. ¿Usted cree que en la próxima elección van a sacar un buen puntaje o van a completar la cuota de concejales si sus líderes o cabezas tienen rechazo popular? Alguno de esos partidos puede llegar a un acuerdo político para que Otto lo lidere, y nosotros ya tenemos lista la estructura”, señala Brito.

En todo caso, si Otto no se candidatiza, extraoficialmente se habla de que el exgobernador del Guayas y exdirector de Acción Social del Municipio de Guayaquil en la administración de Jaime Nebot, Pedro Pablo Duart, podría ser la carta de este sector para la Alcaldía o la Prefectura.

Al ser consultado por este Diario sobre esta posibilidad, Duart señala que no hay ninguna precandidatura y que está dedicado a la labor social en la Fundación Progresa, de la que también es parte Sonnenholzner. De momento la oenegé ha beneficiado a 60.000 personas con víveres, atención médica y pruebas de COVID-19 y glicemia. Y esto no es parte de una precampaña electoral, aclara.

No obstante, Duart es crítico de la gestión de Cynthia Viteri en la Alcaldía. “Veo que la ciudad está desatendida, hay un Guayaquil que no se ve, que no es el Guayaquil que queremos. Veo las calles llenas de basura, de baches, no veo que se estén haciendo obras, solo se ven paredes pintadas. Y lamentablemente para ellos, las paredes no votan... En la época de Nebot se hizo mucho, y se habló y se gastó poco. Ahora se habla y se gasta mucho, y se hace poco”, expresa. (I)