El presidente de la Asamblea Nacional, Virgilio Saquicela, convocó al pleno para este sábado 25 de junio, a las 18:00, para conocer y resolver el pedido de la bancada Unión por la Esperanza (UNES), de iniciar un proceso de destitución del presidente de la República, Guillermo Lasso, por grave crisis política y conmoción interna. La modalidad de la sesión será confirmada de manera oportuna.

La solicitud la presentó la legisladora Patricia Núñez, este 24 de junio, con el respaldo de 47 asambleístas de la bancada correísta, señalando que esperaron doce días para una solución al conflicto, que no es golpismo, que es el momento de que la gente resuelva en las urnas con votos y no con balas, por lo que pidió a los demás asambleístas apoyo para adelantar elecciones.

47 asambleístas del correísmo piden la destitución del presidente de la República, Guillermo Lasso

El pedido se sustenta en el artículo 130 numeral 2 de la Constitución donde se establece la atribución de la Asamblea Nacional para destituir al Presidente de la República por “grave crisis política y conmoción interna”.

No todas las bancadas legislativas están en la línea de apoyar el planteamiento de UNES. El Partido Social Cristiano (PSC), la Izquierda Democrática (ID), el Pachakutik (PK), la Bancada Acuerdo Nacional (BAN) y algunos independientes adelantaron que no darán sus votos, y la ecuación para el proceso de destitución de Lasso no alcanzaría las 92 voluntades que se necesita.

Publicidad

Procedimiento

Presentada la solicitud, según el artículo 51 de la Ley orgánica de la Función Legislativa determina que el presidente de la Asamblea Nacional tiene que convocar a sesión ordinaria o extraordinaria, con al menos 24 horas de anticipación, para conocer en un solo debate y de manera exclusiva la destitución del presidente de la República. Simultáneamente, a través de la Secretaría General de la Asamblea, se notificará al presidente de la República para que ejerza su derecho a la defensa.

El presidente de la República alegará ante el pleno del Parlamento sobre la grave crisis política y la conmoción interna. En caso de que no comparezca, se seguirá este proceso de destitución en rebeldía.

Concluida la intervención del Presidente de la República, este se retirará del pleno y el titular de la Asamblea abrirá el debate y podrán intervenir todos los asambleístas, sin derecho a réplica.

Concluido el debate, en un plazo de 72 horas, la Asamblea resolverá motivadamente con base en las pruebas de descargo presentadas por el Jefe de Estado. Para proceder a la destitución se requerirá el voto favorable de la mayoría calificada de los integrantes de la Asamblea, esto es, 92 voluntades.

Publicidad

Si prospera la destitución, el vicepresidente asumirá la Presidencia de la República. En un plazo máximo de siete días después de la publicación de la resolución de destitución, el Consejo Nacional Electoral (CNE), convocará para una misma fecha a elecciones legislativas y presidenciales anticipadas para el resto de los respectivos períodos. Las elecciones se realizarán en un plazo máximo de 90 días posteriores a la convocatoria.

Motivaciones

Los legisladores que suscribieron la petición de destitución de Lasso sostienen que el Ecuador vive una situación de grave crisis política y conmoción interna provocada por el incumplimiento de las promesas de campaña y un gobierno alejado de las necesidades y la realidad que vive la ciudadanía.

Que el Gobierno nacional en estos trece meses no ha podido enfrentar los graves problemas que tiene el Ecuador, por el contrario, los ha profundizado; ha incumplido los compromisos acordados con diversos sectores con los que se ha comprometido como arroceros, bananeros, productores lácteos; así como las peticiones realizadas por el movimiento indígena y campesino; lo que provocó la convocatoria a movilizaciones en todo el territorio nacional que día a día han ido incrementando.

Además señalan que el gobierno del presidente Lasso, lejos de dar soluciones concretas a los problemas que atraviesa el país, ha respondido con propuestas sin ningún fundamento técnico, con persecución y represión que incluso va más allá de lo que establece el decreto de estado de excepción 459.

Publicidad

Que la represión ha causado hasta el momento más de un centenar de heridos, entre ellos personas que han perdido sus ojos, y lo más grave más de tres fallecidos que enlutan al país; repitiendo los graves hechos de octubre del 2019, que el Ecuador no había visto desde el retorno a la democracia.

Posiciones políticas

El Partido Social Cristiano (PSC) emitió un comunicado suscrito por el líder de esa organización, Jaime Nebot, en el cual anunció que no votarán por la destitución del presidente de la República, que no es solución al momento político ni a los problemas que se atraviesan.

Que no están de acuerdo con las políticas del régimen, pero que debe rectificar dentro del marco democrático.

La bancada Pachakutik tampoco respaldará el pedido del sector de UNES. A través de Salvador Quishpe, sostiene que permitirán que el correísmo se aproveche de la movilización y se tome el poder.

Publicidad

Que el pueblo ecuatoriano conoce que el correísmo arma todas las estrategias para que aprovechándose de la movilización “pescar a rio revuelto, para ellos volver a tomarse el poder y retomar los horrores que hicieron en sus años de gobierno”.

Este sector político dejó constancia que está inconforme con la negativa de dialogar por parte de los voceros de la movilización, para escuchar las repuestas del gobierno.

La Izquierda Democrática, a través de los legisladores Marlon Cadena y Wilma Andrade, anunciaron que no apoyaran el planteamiento de UNES. Cadena dijo que el partido tienen una tradición de demócratas e institucionales, custodios de la democracia.

“Jamás nos prestaremos para hacerle el juego a los que buscan la desestabilización, el caos y la impunidad” afirmó Andrade, tras señalar que cambiar a un mandatario no resuelve los graves problemas del país.

Cuestionó al bloque UNES, quienes a su criterio criminalizaron la protesta social y persiguieron a la dirigencia indígena y que ahora quieren aprovecharse de esa lucha social para sus protervos intereses.

El independiente Fernando Villavicencio comentó que al día 12 de la movilización quedó al descubierto que el paro nacional y la agenda de diez puntos fue el “Caballo de Troya” del correísmo, sus aliados y algunas estructuras delictivas para dar un golpe de estado constitucional. Lo importante es que queda al descubierto que fueron ellos los que construyen el estado de conmoción social de forma deliberada para adaptarla a la norma constitucional al 130, y provocar una muerte cruzada.

Reveló que posee información de que al menos cinco legisladores han sido tentados con intentos de sobornos, pagos económicos para sumar sus votos; “lo que está en juego es la compra de los votos, conozco que desde piscina de Xavier Jordan, se ha llamado a algunos legisladores”.

Villavicencio manifestó que el PSC, ID, Pachakutit, CREO e independientes no serán parte de la estrategia conspiradora. (I)