Como parte de una instrucción fiscal por el delito de fraude procesal, la Fiscalía, con el apoyo de agentes policiales, allanó el mediodía de este viernes las oficinas del Centro de Autonomía Digital, organización no gubernamental que dirige en Ecuador el programador sueco Ola Bini, acusado de ser el autor del delito de acceso no consentido a un sistema informático, telemático o de telecomunicaciones.

La Fiscalía confirmó que la acción se realizó con el fin de recabar indicios respecto a los hechos que se analizan. Desde la defensa de Bini se indica que la orden de allanamiento no habría tenido una firma y que solo contendría la orden de allanar, mas no de incautar.

“El día de hoy en otra investigación no relacionada supuestamente al caso Ola Bini hacen este allanamiento. Sin una orden judicial, cuando pido la orden judicial me entregan un documento sin firma de un juez. Luego cuando me doy cuenta de que en esta supuesta orden no existe una orden de incautación para llevarse absolutamente nada, hacen un alcance y piden que se les autorice la incautación. Es decir, empezaron sin orden judicial, incautaron y levantaron cosas sin tener orden judicial”, aseguró respecto al caso Carlos Soria, abogado de Bini.

Casi tres años después de su detención, Ola Bini enfrenta una audiencia de juzgamiento por acceso no consentido al sistema informático de la CNT

Según la Fiscalía, la investigación habría determinado que la organización habría pagado por una pericia -para otro caso que lleva la institución- que no fue legalmente dispuesta y cuyo archivo original no ha sido encontrado en los dispositivos de la persona procesada, quien habría realizado el informe.

Publicidad

Como resultado de la diligencia, informó la Fiscalía en su cuenta de Twitter, se incautaron doce computadoras, un teléfono celular, un equipo DVR que contiene los videos de seguridad de las oficinas y documentación que tendría relación con el hecho investigado.

El 11 de abril de 2019 Bini fue detenido en el aeropuerto Mariscal Sucre, de Quito, cuando se disponía a viajar a Japón. Por el delito de acceso no consentido a un sistema informático, telemático o de telecomunicaciones al programador sueco, el 19 de enero último, se le inició, en calidad de autor, una audiencia de juzgamiento que hasta el momento no ha concluido.

La Fiscalía acusa a Bini por supuestamente haber accedido sin autorización ni consentimiento al sistema de la Corporación Nacional de Telecomunicaciones (CNT), con el objetivo de obtener información del contenido digital de la Empresa Pública Petroecuador y de la entonces Secretaría Nacional de Inteligencia (SNAI).

Para sustentar su teoría el fiscal Fabián Chávez ha presentado peritos que realizaron informes sobre la extracción de información contenida en equipos incautados, el testimonio sobre la contratación de servicios de housing (consiste en el alquiler de un determinado espacio en un centro de datos en el que el contratante puede implantar su propio servidor en un entorno de seguridad y alta conectividad), enlace de datos y otros servicios, testimonio de un funcionario de Cancillería de Ecuador que entregó la residencia temporal al sueco, entre otros.

Publicidad

Respecto a lo dicho por testigos y peritos presentados por la Fiscalía, la defensa de Bini, durante la audiencia de juicio, ha tratado de evidenciar vacíos, contradicciones e inexactitudes que mantienen los testimonios e informes periciales a los que se han hecho alusión en los dos primeros días.

Ola Bini plantea denuncia por fraude procesal, un día después de que fue llamado a juicio por acceso no consentido a un sistema informático

Carlos Soria, abogado del experto informático sueco, en su momento aseguró que Bini ha sido un perseguido del gobierno del expresidente Lenín Moreno. “Seguirá siendo un perseguido hasta que no se le declare inocente. Esperamos que eso haga la justicia, que haga su trabajo y que las manos y los tentáculos de la política dejen de meterse en el sistema judicial en este y en todos los casos”.

A Ola Bini se lo acusó inicialmente de formar parte de un plan para desestabilizar al régimen del entonces presidente Lenín Moreno y de su cercanía con Julian Assange, fundador de WikiLeaks a quien el 11 de abril de 2019 el Ecuador le retiró el asilo otorgado en el gobierno de Rafael Correa y lo expulsó de la Embajada de Ecuador en Londres, Inglaterra. (I)