Guillermo Herrera dice que se mantiene como presidente de la Izquierda Democrática. Desconoce las resoluciones de una convención nacional que se desarrolló el sábado pasado en Manabí, en la que se eligió a Enrique Chávez como presidente encargado.

El dirigente afirma que esta reunión fue ilegal y que buscaba impedir que el partido realice las elecciones de sus directivas provinciales, que están convocadas para el 4 y el 5 de junio próximos.

La agrupación vive desde hace algunas semanas una crisis interna marcada por acusaciones de dos grupos en discordia.

La asamblea del pasado sábado lo desconoció como presidente y designó a otro. La secretaría de la ID sacó un comunicado en el que dicen que usted sigue al mando. ¿Cuál es la directiva legal?

Publicidad

Nuestros estatutos establecen que cualquier directivo, nacional o provincial, dura dos años en funciones. De las 23 provincias donde tenemos directivas, en 21 ya se ha cumplido ese periodo; entonces, lo que procede es convocar a elecciones para que sean remplazadas o reelegidas. Ahí nació el problema, porque la intención de un grupo importante de presidentes provinciales era prorrogarse en funciones. Me han pedido que no haya elecciones o que se hagan solo en ciertas provincias, y yo les dije que mi función como presidente es cumplir con el estatuto (…). El consejo electoral del partido convocó a elecciones y, en su afán de prorrogarse, estos presidentes provinciales llaman a esta reunión que lo que buscaba era cambiar a este consejo. Se autoconvocaron violentando el debido proceso. Y, adicionalmente, cuando el presidente del partido no pueda ejercer sus funciones temporal o definitivamente, quien lo sucede es el primer vicepresidente. Y eso han obviado; han puesto a un señor que se va a acomodar a los deseos de estos directivos provinciales. Y no lo voy a permitir.

Entonces ¿usted sigue como presidente?

Claro. Quisiera que el señor Chávez intente inscribirse en el Consejo Nacional Electoral, a ver qué le dicen. Quien está certificado legalmente como presidente soy yo. Cuando se cumpla mi periodo, en diciembre de este año, entregaré el mandato a un nuevo o nueva compañero; y lo mismo debe ser para los directivos provinciales. Estos señores no entienden que el partido es de los afiliados.

Pero los presidentes provinciales señalan que su asamblea fue legal, que el estatuto permite que al menos 14 se autoconvoquen en una convención nacional. Ellos son 20.

Publicidad

No, el estatuto dice que el presidente convocará a una convención por pedido de al menos catorce presidentes, pero ellos jamás me lo pidieron. Otro punto del estatuto es que los delegados a una convención serán elegidos y nombrados por los consejos ejecutivos provinciales, y eso no pasó. O sea que incumplieron el procedimiento legal.

Aparte del tema de las elecciones internas, estos dirigentes se quejan de que usted no maneja bien el partido, que se ha tomado atribuciones que no tiene, como separar de la bancada a dos legisladores, o que no ha convocado a debatir las líneas políticas del partido.

Esos argumentos son pretextos; caen por su propio peso. Antes que yo asumiera la presidencia del partido, este apenas tenía un asambleísta. Llegamos, gracias al impulso de Xavier Hervas y la decisión que tomamos de poner candidatos propios, nuevamente a constituirnos en una nueva fuerza política. Por eso, ellos quieren, a dentelladas, sostenerse en las direcciones provinciales, porque el partido es un actor clave en la política ecuatoriana. ¿Cómo la mala gestión de un presidente puede posicionar a un partido como estamos ahora?

Sobre el legislador Alejandro Jaramillo, con base en su comportamiento de hacer declaraciones ofensivas contra líderes del partido, como Hervas, ha sido evaluado por el Comité de Ética, que es un organismo autónomo, y fue expulsado de la organización. Él puede apelar al Contencioso Electoral y definir su situación. En el caso de Johanna Moreira, ella no está afiliada al partido y se la separó con base en un informe del jefe de bloque, Marlon Cadena.

Publicidad

¿Qué rol cumple Xavier Hervas en el partido? Estos dirigentes dicen que lo asesora mal a usted, que quiere tomarse el partido.

Él es nuestro líder político.

¿Y no era Rodrigo Borja?

Claro, él es nuestro fundador, pero él desde hace años está alejado de la vida política del país y del partido. Entonces, ahora nuestro líder político es nuestro candidato presidencial, que permitió que muchos de los que ahora lo critican puedan obtener buenos resultados en las últimas elecciones. Antes de su candidatura, la única provincia donde nos manteníamos fuertes era Carchi. Luego, con su impulso, logramos asambleístas en Guayas, Loja, El Oro…

Publicidad

¿Cree que él debió dar un paso al costado tras las denuncias de supuesta evasión de impuestos que hizo contra él el presidente Guillermo Lasso?

Quien tiene que aclarar sus denuncias es el presidente, que lamentablemente se ha convertido en el más grande insultador y acusador del país. Primero se fue contra Xavier Hervas, luego gente de Pachakutik, luego Jaime Nebot y después Fidel Egas. ¿Mañana quién será? El país ya no le cree. (I)