Ocho años y dos meses después de haber sido sentenciado a diez años como cómplice de asesinato; luego de cuatro años, un mes y 16 días de estar detenido en seis cárceles en Panamá y Ecuador, el exlegislador Galo Lara está a la espera de que el recurso extraordinario de revisión que presentó hace poco en la Corte Nacional de Justicia (CNJ) confirme su inocencia dentro del proceso penal por el triple crimen registrado el 4 de agosto de 2011 en la hacienda María José, del recinto Balcerío, del cantón Quinsaloma (Los Ríos).

El recurso de revisión es el último que le queda dentro de la justicia ordinaria a un Lara que siendo asambleísta, en primera instancia en diciembre del 2012, se lo declaró inocente, pese a que el entonces fiscal general, Galo Chiriboga, aseguraba que él era el autor intelectual de los asesinatos.

El artículo 658 del Código Orgánico Integral Penal señala que el recurso de revisión podrá proponerse en cualquier tiempo ante la Corte Nacional y después de ejecutoriada la sentencia condenatoria. Resalta la norma que la revisión solo podrá declararse en virtud de nuevas pruebas que demuestren el error de hecho de la sentencia impugnada.

En casación, Tribunal de Corte Nacional declara inocencia para Gilbert Llanos, procesado en el caso Quinsaloma

El numeral 3 de este mismo articulado refiere que se podrá solicitar la revisión si la sentencia se ha dictado en virtud de documentos o testigos falsos o de informes periciales maliciosos o errados.

Publicidad

Lara recordó que a su pareja, Carolina Llanos, la condenaron a 20 años de cárcel, aunque contra ella se presentaron en audiencia de juicio las mismas pruebas que contra él, que fue declarado inocente.

En ese mismo juzgamiento se condenó a José Véliz, Juan Rodríguez y Édgar Martínez como autores materiales del crimen. Por las muertes en Quinsaloma de dos adultos y un menor, Gilbert Llanos, hermano de Carolina, también recibió una pena de diez años de cárcel como cómplice. El Tribunal de Juzgamiento de la CNJ estuvo presidido por el juez José Vicente Robalino.

Según Lara, el propio Robalino, fallecido en 2016, en vida le contó que en una conversación le dijo al presidente Rafael Correa que él no podía sentenciar a Lara sin pruebas, sin un nexo causal claro. La respuesta que recibió el presidente del Tribunal de Juicio del ahora exmandatario habría sido: “uno de los dos se queda preso”, hablando de Carolina Llanos y Lara.

En fase de apelación en 2013, es decir en segunda instancia, a Galo Lara se le levantaba su estado de inocencia, imponiéndole una condena de diez años al ser ubicado como cómplice. Con la condena en mano, el fiscal Chiriboga indicaba: “Ante este hecho atroz, ¿dónde está lo político o la persecución contra Galo Lara?”.

Publicidad

La defensa del exlegislador no hizo uso del recurso de casación, pues Lara dice que no había sentido en seguir peleando algo cuando los jueces obedecían las órdenes de Carondelet. Por eso, insiste en que todo el caso contra él y sus cercanos fue parte de una persecución política por las denuncias de corrupción que hizo contra Correa, el correísmo y su gobierno.

El Ministerio del Interior de Ecuador en 2014 publicó fotos del proceso de extradición desde Panamá del exasambleísta Galo Lara, condenado a 10 años de prisión por el crimen de Quinsaloma.

Para Lara, quien fue traído a Ecuador desde Panamá luego de que se le revocó el asilo, su sentencia debe ser revisada. Para tener esa certeza parte de que los hermanos Gilbert y Carolina Llanos, acusados por el propio Galo Chiriboga, fueron declarados inocentes “por no haber existido pruebas, nexo causal y por haber sido sentenciados en base a presunciones, basadas en otras presunciones”.

A lo que se refiere Galo Lara es a la sentencia de inocencia que en casación, en junio del 2020, recibió Gilbert Llanos, luego que un Tribunal de la CNJ resolvió que no se justificó dentro del proceso que él haya actuado con intención de hacer daño o dolo.

Además al fallo por el recurso extraordinario de revisión que le fue concedido a Carolina Llanos, a finales de septiembre pasado en la Corte Nacional, con el que se restableció el estado de inocencia de la mujer que en medio de este proceso penal, estando detenida, perdió al bebé que tenía en su vientre.

Publicidad

El Tribunal de Revisión dijo que al declararse la inocencia de Gilbert Llanos se dejaron sin sustento las razones que en su momento acreditaron la responsabilidad de su hermana Carolina, quien permaneció ocho años recluida en una cárcel en Guayaquil, hasta que accedió a la prelibertad. “No se ha comprobado conforme a derecho la responsabilidad de Carolina Llanos en el delito por el cual se le condenó”, apuntaron los jueces de revisión.

Carolina Llanos, el ex asambleísta Galo Lara, el presidente Guillermo Lasso y su esposa, María de Lourdes Alcívar en el Palacio de Carondelet. Foto: Cortesía

Estas dos sentencias de la Corte Nacional son parte de la prueba nueva que Lara presentará en la audiencia en la que se analice su recurso extraordinario de revisión. Pero, además, dice tener documentos y videos secretos desclasificados de Ecuador y documentos desclasificados que ha conseguido en Panamá.

“Los informes de la Senain (Secretaría Nacional de Inteligencia, ya desaparecida) son la confirmación de la persecución a Galo Lara. Diez años después por decisión de Lenín Moreno se desclasificaron. Pensaron que nunca iban a dejar el poder y nunca se iba a saber la verdad”, apuntó el exlegislador del partido Sociedad Patriótica, que desde mediados del 2018 se presenta periódicamente como parte de la prelibertad de la que se benefició al cumplir el 41 % de la pena en este caso.

Tribunal de la Corte Nacional de Justicia restablece el estado de inocencia de Carolina Llanos en el caso Quinsaloma

La línea de defensa que mantiene Lara no se agota con que se le reconozca su inocencia en Ecuador. En el horizonte jurídico aparecen demandas a nivel internacional ante la vulneración de derechos y asegura que exigirá, porque es su deber moral, que se aplique una acción de repetición para que sean sancionados todos aquellos funcionarios públicos que participaron de lo que califica una “inhumana y cruel persecución” contra él y Carolina Llanos.

Publicidad

Todos quienes habrían intervenido en las irregulares de su procesamiento, cree Lara, deberán decir quiénes les dieron las órdenes para perseguirlos. En esa lista están fiscales, jueces, directores de cárceles, que aún seguirían laborando en la Función Judicial, así como también el exfiscal Chiriboga e incluso el exministro del Interior José Serrano.

“Yo me preguntó cuál era el miedo que le tenía (Rafael) Correa a Galo Lara. (...) Yo soy un milagro de Dios y yo solo denuncié la corrupción, ese fue mi delito. (...) Miren donde estoy yo, estoy libre y vivo para contarlo. Y miren dónde esta él (Rafael Correa), prófugo de la justicia”, agregó Lara. (I)