Las Fuerzas Armadas expresaron un mensaje en el que advirtieron que no permitirán que se rompa el orden constitucional, frente al paro nacional convocado por el movimiento indígena, del que rechazaron tendría detrás la posible intervención del narcotráfico y la delincuencia organizada, por el nivel de violencia en el que estas se están desarrollando.

La mañana de este martes, 21 de junio, noveno día del paro nacional, el ministro de Defensa, Luis Lara, acompañado del alto mando del Comando Conjunto de las Fuerzas Armadas expresó un mensaje de respaldo a la democracia. No se permitieron preguntas, pero Lara afirmó que detrás de esta protesta nacional estaría implicado el narcotráfico y la delincuencia organizada, debido a la presencia de hechos violentos en estos eventos sociales.

”Se trata de un intento deliberado para utilizar la violencia (...) para atentar en contra de la democracia y amenazar las instituciones. Las Fuerzas Armadas no permitirán que se intente romper el orden constitucional o cualquier acción en contra de la democracia o las leyes”, enfatizó Lara.

Reprochó que las acciones de protesta en las que se destruyen bienes públicos y privados, se extorsiona a la población, se harían con el “consentimiento de quienes organizan estas actividades”.

Publicidad

”La mano del narcotráfico y la delincuencia organizada esta detrás”, zanjó el ministro y convocó a la ciudadanía a activar una defensa por la paz y la democracia.

Indígenas que hacen parte de las protestas contra el Gobierno del presidente Guillermo Lasso, ingresan ayer, 20 de junio a Quito (Ecuador). EFE/José Jácome Foto: José Jácome

La noche de este lunes, miles de manifestantes indígenas de provincias de Tungurahua, Chimborazo, Cotopaxi, entre otras, llegaron a Quito como parte de las acciones del paro nacional que demanda el cumplimiento de diez puntos de manifiesto que impulsa la Confederación de Nacionalidades Indígenas del Ecuador (Conaie).

Las delegaciones se encontraron en la zona de Cutuglagua, límite entre el cantón Mejía y Quito, y empezaron desde las 16:00 una caminata para ingresar hasta el parque El Arbolito.

Estado de excepción se amplió a seis provincias

La consigna de los manifestantes, además de sus diez puntos, es ahora que el presidente de la República, Guillermo Lasso salga del poder.

En horas de la noche de este lunes estas delegaciones se enfrentaron con la fuerza pública en el sector de El Trébol y el centro de Quito, para llegar hasta la Universidad Salesiana y poder pernoctar para continuar con las acciones de hecho. En este sitio se mantienen descansando hasta recibir las nuevas instrucciones de sus líderes. (I)