Poco más de 30 minutos duró la versión dentro del caso Las Torres que rindió, la mañana de este viernes, Santiago Cuesta Caputi, el exconsejero presidencial que al momento se encuentra en España recuperándose de un tema de salud. Por problemas técnicos la diligencia por vía telemática empezó casi una hora después de la hora fijada y estuvo a cargo de la fiscal Alexandra Zurita, quien fue delegada para la versión por la fiscal general, Diana Salazar.

En algo más de ocho minutos, Cuesta Caputi señaló directamente que son desconocidos para él los hechos que se investigan por el delito de delincuencia organizada y por el que al momento se procesa a nueve personas, entre ellas, el contralor (s) Pablo Celi y el exsecretario general de la Presidencia José Agusto Briones.

Cuesta aseguró que mientras estuvo en su cargo de consejero no se vinculó de ninguna manera con las actividades de Petroecuador y que el entonces ministro Carlos Pérez fue el que manejó directamente las políticas de dicha empresa por lo que, afirma el exconsejero, Pérez daría fe de que él jamás le solicitó un nombramiento o favor en el ámbito de su competencia.

Pablo Flores, exgerente de Petroecuador, rinde versión en el caso Las Torres y asegura que se tomaron su nombre para ‘extorsionar’

Agregó además que en su calidad de consejero presidencial no tuvo nada que ver, no tuvo ninguna relación, menos aún dependencia administrativa o laboral en la Secretaría de la Presidencia de la República.

Publicidad

“Mi trabajo era absolutamente autónomo, recibiendo instrucciones solo del presidente de la República. Ni el presidente de la República, ni ningún ministro de Estado, peor gerente de empresa pública podrán afirmar que yo haya pedido nombramiento alguno mientras desempeñé mis funciones. Mi función tenía que ver con la optimización del Estado, más bien requería acciones para desvincular a funcionarios públicos, lo que en efecto sucedió. Durante mi gestión se sacaron algo así como 800 asesores en diferentes instituciones y ministerios y se desvinculó a más de 40 funcionarios públicos”, explicó en su versión.

Cuesta pudo rendir su versión en su segundo llamado hecho por la Fiscalía. Inicialmente él estuvo llamado a rendir su versión el 12 de mayo pasado, pero debido a que ese día se iba a dar la audiencia de vinculación de cinco personas más, la diligencia se suspendió. Ese 12 de mayo tampoco se dio la audiencia de vinculación y se difirió para las 08:30 de este lunes 17 de mayo próximo.

Los jueces de la Corte Nacional de Justicia, Byron Guillén (c) y Luis Rivera (i) y la conjueza Mercedes Caicedo (d), rechazaron los recursos de apelación a la prisión preventiva interpuestos por el contralor (s) Pablo Celi, el exsecretario general de la Presidencia José Agusto Briones y otras dos personas del caso Las Torres. Foto: Cortesía

De Raúl De la Torre, exasesor de Petroecuador y familiar del contralor Celi; del accionista de Nolimit C.A. José Luis De la Paz y del empresario inmobiliario Roberto Barrera, Cuesta dijo no conocerlos. Específicamente de De la Torre mencionó que la Fiscalía podrá evidenciar en sus pericias que jamás recibió una llamada de él, por lo que le extraña que De la Torre haya utilizado su nombre, porque no tenía ni su autorización, ni tampoco era conocido por el exconsejero.

Sobre lo dicho en una versión en esta misma causa por el exgerente de Petroecuador, Pablo Flores, de que Cuesta, como consejero presidencial, lo llamó para interceder para que no saque del cargo de asesor en la estatal petrolera a De la Torre, el versionante indicó que eso es mentira y que más bien fue Flores quien le llamó para contarle que tenía un funcionario al que quería despedir.

“Yo le dije que lo despida. Me mencionó que era sobrino de Pablo Celi y que podría tener dificultades con el contralor. Le recomendé que lo cambie de lugar, que no lo deje donde estaba actualmente en el cargo de asesor de la presidencia de Petroecuador”, refirió Cuesta, al tiempo de recordar que Flores le habló de que dudaba de la honorabilidad de Raúl De la Torre.

El tema de De la Torre habría terminado, dijo Cuesta, cuando Flores le comentó que había trasladado a De la Torre como liquidador de la Refinería del Pacífico. “Hasta ahí conocí la situación del señor”.

Publicidad

En la parte final de su versión, el exconsejero Cuesta criticó que estén circulando en medios y redes sociales información de cuentas personales de toda su familia, las cuales han sido abiertas a través de una asistencia penal internacional, pues dijo es información que debería mantenerse en privacidad y le está causando daño.

Desde España, Santiago Cuesta rendirá su versión convocada en el caso Las Torres, en cuyo expediente se lo nombra

Respecto a su patrimonio, Santiago Cuesta dijo que este es cercano a los $ 4 millones y que esa cifra puede ser probada sencillamente, ya que es parte de las declaraciones de bienes y de impuesto a la renta de los últimos cinco años. Según él, la mayor parte del dinero que posee responde a la venta de una casa y un terreno en la playa por $ 1,1 millones y de un juicio que se le sigue en la época del presidente Rafael Correa, el cual ganó y por el que recibió $ 3 millones de indemnización.

“En lo referente a mi dinero que se encontraba en Estados Unidos, debo señalar que las autoridades estadounidenses jamás me han llamado o han iniciado un proceso judicial alguno en mi contra”, aclaró Cuesta en la parte final de su versión.

Inmediatamente llegaron 21 preguntas de la fiscal Zurita; dos preguntas de Tania Silva, abogada de la Procuraduría General del Estado; cuatro preguntas del representante legal de Petroecuador; y solo una pregunta desde la defensa de la procesada Natalia Cárdenas.

Cuesta le respondió a la Fiscalía que conoció de la empresa Nolimit por lo que se dice en este proceso penal y en los medios, que no conoce a los procesados Luis Agusto Briones, Roy C. o Ángelo R., pero que sí identifica a otros de los procesados como el abogado Esteban Celi, hermano del contralor subrogante; la empresaria Silvia L., a quien dice haberle vendido una oficina en Quito hace más de diez años; y al exsecretario José Agusto Briones, a quien dijo lo conoció en la Presidencia de la República y con quien mantuvo una gran amistad, pues sería una gran persona a la que no lo volvió a ver desde que dejó la función pública.

Al ser consultado Cuesta sobre si Pablo Flores le dio más detalles de por qué quería desvincular a De la Torre de Petroecuador, él respondió que Flores le dijo que tenía sospechas, pero que en ningún momento le aclaró sus sospechas. “Si me hubiera mencionado cuáles eran sus sospechas, yo le habría mencionado que vaya a la Fiscalía y que lo denuncie”.

También negó que tenga alguna experiencia o participación como abogado o como intermediario en el giro del negocio hidrocarburífero, petrolero o de intermediación. Reconoció que tiene una cuenta en el Banco del Pacífico en Ecuador y su esposa tiene una cuenta en el Bank of America, de Estados Unidos, en la que sí ha recibido depósitos de personas que les debían plata y les pagaron, pero no se han recibido depósitos de personas extrañas a su círculo. “No tengo ningún depósito o transferencias de dinero que sean relacionados con este caso”, refirió.