Nunca estuvo en sus planes llegar a presidir la Asamblea Nacional. Guadalupe Llori Abarca más bien quería “pelear y dar pataletas” por el abandono de la provincia de Orellana a la que representa. Es la primera mujer amazónica que asume la conducción de la Función Legislativa y la hizo en condiciones en que se recuperaba de una intervención quirúrgica.

Asegura tener una muy buena relación con el presidente de la República, Guillermo Lasso, y reconoce el liderazgo de Leonidas Iza como el presidente de la Confederación de Nacionalidades Indígenas del Ecuador (Conaie), promete ser el puente entre los dos, pues está convencida de que al país no le conviene un paro o un nuevo octubre de 2019.

Usted ha planteado una agenda de 85 leyes, ¿cómo la ejecutará?

Se determinaron cinco ejes estratégicos y priorizaremos las reformas como Ley de Apoyo Humanitario, Ley de Gestión Sanitaria por Pandemia, la reforma a la Ley de Hidrocarburos, reformas a la Ley amazónica, a la Ley de Educación Superior, al Código Orgánico Monetario Financiero, entre otros.

Publicidad

Asamblea Nacional busca romper paradigmas en legislación y se propone aprobar 85 leyes en un año

¿Con qué mayoría legislativa impulsa la agenda?

La elección de la estructura política de la Asamblea la hemos hecho con 71 votos, pero para la agenda legislativa he buscado la participación de todas las bancadas y la tarea no ha sido fácil; pero con la apertura que he dado a todos se ha permitido de a poco la institucionalidad y la gobernabilidad de la Legislatura.

¿Usted puede contar con los votos de UNES, PSC e independientes?

Hay proyectos de interés social donde todos estamos de acuerdo, pero hay temas de líneas rojas que hay que sentarse en la mesa y discutirlos. Para mí lo importante es la cultura del diálogo y eso debe prevalecer.

¿Cuáles son sus líneas rojas?

El Tratado de Libre Comercio, no a las privatizaciones de las instituciones públicas, no a la minería a cielo abierto. Vamos a revisar las políticas públicas tanto mineras como petroleras y sus impactos; tenemos la idea de conformar una comisión ocasional para fiscalizar las concesiones mineras y petroleras, y los contratos petroleros.

Publicidad

¿El gobierno de Guillermo Lasso tiene claras las líneas rojas que usted expone?

Sí, hemos conversado con el presidente sobre los temas de las líneas rojas y creemos que tenemos que sentarnos en la mesa a dialogar sobre estos temas para el país y el movimiento Pachakutik.

¿Cómo va a coordinar el trabajo político con la nueva ministra de Gobierno, Alexandra Vela, ha tenido algún acercamiento, usted la conoce?

Tendré una visita protocolar. He escuchado de ella, pero en realidad no la conozco.

¿Usted cree que el enlace entre Ejecutivo y Legislativo debe ser la ministra de Gobierno?

Sí, tiene que ser una buena vocera con la finalidad de tratar y solucionar los problemas que tiene el país. Un problema urgente es la huelga de hambre de los maestros. Es un tema que no me deja dormir tranquila.

¿Cómo está su relación con el presidente Lasso?

Es muy buena, con él podemos cruzar ideas en las reuniones del Consejo de Seguridad, ahí tengo la oportunidad de llevar ayudas memorias de las reuniones, problemas y necesidades que tienen las organizaciones sociales y las nacionalidades.

¿Cuál es su relación con Leonidas Iza?

Es un compañero y amigo, hoy presidente de la Conaie y por lo tanto, nuestro máximo representante.

¿Usted puede ser el puente de enlace entre el sector de la Conaie presidido por Leonidas Iza y el Gobierno?

Como representante de los pueblos y nacionalidades y como Guadalupe Llori voy a hacer puentes para hacer mesas de concertación donde prime el diálogo para solucionar los problemas.

¿A usted le preocupa el alza gradual de los precios de los combustibles?

El Gobierno debe invitar a un diálogo a la Conaie, con la finalidad de crear mesas de concertación donde pueden buscar una salida ya sea vía focalización o congelamiento del precio del valor del combustible. Creo que hay que conversar sobre estos temas y espero ser el mejor puente para que lleguen a soluciones viables para el país.

¿Usted está empujando esa posibilidad de diálogo?

Sí, estoy empujando eso por el bien del país, porque necesitamos gobernabilidad para poder reactivar incluso la economía.

¿Al país no le conviene una paralización?

Hoy por hoy no le conviene al país un paro, porque primero no contamos con los recursos suficientes para solucionar los problemas, pero si estamos en unidad, conjuntamente podemos sacar adelante al país.

¿No le conviene un nuevo octubre del 2019 al país?

Es preferible dialogar, no conviene lo de octubre, es preferible el diálogo.

¿Usted será un puente de todos, con la Conaie y el Gobierno?

Así es, con todos, pueblos y nacionalidades indígenas del Ecuador; y me siento contenta de hacer este papel tan importante porque de alguna manera ni la Conaie ni Pachakutik tienen acuerdos con el Gobierno, solo tenemos un acuerdo legislativo en la Asamblea.

Leonidas Iza: Aquí se ha pretendido posicionar una idea de que estamos amenazando con hacer una desestabilización política... Para nada

¿Usted tiene la libertad suficiente de Pachakutik para poder actuar y tomar decisiones?

Más allá de ser del movimiento Pachakutik soy la presidenta de la Asamblea, tengo que guardar el equilibrio y buscar la gobernabilidad para poder trabajar por los ecuatorianos y ecuatorianas. Tengo los principios de Pachakutik muy arraigados, pero no dejo de ser la presidenta de la Asamblea y tengo que velar por los derechos de todos.

¿Su papel será muy importante para evitar fricciones entre el movimiento indígena y el régimen de Guillermo Lasso?

La cultura del diálogo debe prevalecer y eso es importante para la gobernabilidad del país.

Guadalupe Llori, abogada nacida en Pastaza hace 58 años, dice que no planificó llegar a la presidencia de la Legislatura, que en el camino se la encontró, y que ser posesionada por la asambleísta Pierina Correa (UNES), hermana del exmandatario Rafael Correa, que a su criterio la persiguió, fue una ironía de la vida.

¿Estuvo en sus planes ser presidenta de la Asamblea Nacional?

No, más bien quise ser una asambleísta más, venir y reclamar los derechos y por los problemas de mi provincia de Orellana, olvidada por los gobiernos de turno, venía a pelear por eso, iba a dar pataletas, pero resulta que en el camino me encontré la presidencia de la Asamblea y bastaron cinco minutos para que sea la presidenta.

Guadalupe Llori recibió de Pierina Correa el documento que le acreditó como presidenta de la Asamblea Nacional del Ecuador, en la tarde del pasado 15 de mayo, en Quito. Foto de Archivo Foto: EFE

¿Cómo se sintió al ser posesionada por Pierina Correa, hermana del expresidente de la República que ordenó su encarcelamiento?

Sinceramente, al expresidente Rafael Correa yo lo perdoné porque quería vivir en paz, pero hay temas que no se pueden olvidar.

¿Cuáles?

Cuando algunos presidentes llegan a tener poder se vuelven dictadores y cometen injusticias contra las personas que piensan diferente. Se debe dejar sentado un precedente para que otro mandatario no vuelva a hacer lo que hicieron conmigo; viví una situación bastante difícil, dura, de sufrimiento y angustias. Fui una de las autoridades mujeres más perseguidas y el brazo ejecutor de esa persecución fue la Contraloría. Libré cinco juicios por supuesto peculado, me acusaron de terrorismo y sabotaje, pero salí por la puerta grande.

¿Usted cree que ser posesionada como presidenta de la Asamblea, por parte de la hermana de quien dice la persiguió, es una revancha de la vida?

Una ironía de la vida y que el karma vuelve.

¿Y en su administración fiscalizará a la Contraloría que dice usted que actuó contra suya?

Sigo los juicios en contra de las resoluciones de la Contraloría. Yo he llegado a la Asamblea con la finalidad de reconciliar el país, incluso dando muestras de que cuando se quiere, se puede. Es mejor la reconciliación antes que la venganza.

En fiscalización, ¿cómo evitar que se convierta en un show mediático?

Se decía que con el archivo del juicio político al exministro de Energía René Ortiz se iba a solucionar el problema de la Contraloría, y hasta ahora no se ha podido elegir al nuevo contralor, por eso no estoy de acuerdo con aquellos asambleístas que hacen show mediático y en realidad tratan de hacerme quedar mal como presidenta de la Asamblea y también a la institución.

¿Usted ya tiene localizados quiénes son?

Sí, hacen show mediático, quieren sobresalir tratando de dañar la imagen no solo de la presidenta, sino de la propia Asamblea Nacional. Hay que dejar esas malas prácticas y consolidar la gobernabilidad interna de la Legislatura.

En el tema de la Contraloría, ¿vuál cree que es la salida?

Ante la crisis institucional de la Contraloría es importante considerar el artículo 33 de la Ley Orgánica de la Contraloría mientras el Consejo de Participación Ciudadana elige al nuevo contralor. Ir a una ley interpretativa demorará unos sesenta días al menos y necesitamos una salida inmediata.

¿Usted está de acuerdo en que el CPCCS sea eliminado, ya se habla de una consulta popular?

El tema del Consejo de Participación Ciudadana merece un análisis profundo, pues es una institución que representa a la ciudadanía. Hoy solo es un anuncio de consulta, en todo caso, hay que valorar en qué términos se va a dar la consulta.

¿Pero usted comparte con la eliminación del CPCCS como órgano que designa a las autoridades de control, y que regresen las designaciones a la Asamblea Nacional?

Hay que hacer un análisis profundo, no puedo todavía pronunciarse si se debe eliminar. (I)