A la par de que el movimiento político Pachakutik (PK) toma fuerza electoral tras los resultados de los comicios del 7 de febrero, su base social estructurada en la Confederación de Nacionalidades Indígenas del Ecuador (Conaie) buscará un ‘cambio de timón’ y evitar abrir la puerta a un posible acercamiento con el ‘correísmo’.

Los cambios los propondrán los líderes de la Confederación de Nacionalidades Indígenas de la Costa (Conaice) y de la Ecuarunari, durante el Consejo Ampliado presencial al que convocó la directiva de la Conaie para este miércoles en la ciudad de Guaranda (Bolívar).

El presidente de la Conaie, Jaime Vargas, presidió una reunión con varios dirigentes el 21 de febrero, de la que emanó un documento en el que convocan de “manera urgente” a las filiales para tomar decisiones frente a la segunda vuelta electoral del 11 de abril.

En esa misiva se rechaza “toda pretensión de deslegitimar las decisiones de la estructura organizativa, para que el actual consejo de gobierno presidido por Jaime Vargas continúe en funciones hasta que las instancias correspondientes” lo resuelvan, se advirtió.

Publicidad

La justificación se da porque Vargas está prorrogado en sus funciones, ya que debía dejar la presidencia del movimiento indígena en octubre del 2020.

En medio del escenario electoral, el dirigente achuar se ha tornado incómodo a lo interno, por las ‘casualidades’ en los encuentros que ha tenido con el candidato presidencial de la alianza UNES, Andrés Arauz, afín al expresidente Rafael Correa, como cuando compartió tarima en el regreso del exmandatario Evo Morales a Bolivia, o en un mercado en Puyo.

A esto se suma su rechazo público a la candidatura presidencial de Yaku Pérez Guartambel.

La Conaie surgió en 1986 y está conformada por tres estructuras: la Ecuarunari, la Conaice y la Confederación de Nacionalidades Indígenas de la Amazonía (Confeniae). Su brazo político es Pachakutik.

Es así que los líderes quieren tomar decisiones. Carlos Sucuzhañay, presidente de la Ecuarunari, confirmó que este miércoles hablarán de política y también de los “problemas internos”.

No descarta que se defina una fecha para renovar el consejo de gobierno de la Conaie, porque “cuando los dirigentes tenemos que salir es porque ya es el tiempo. Haya hecho bien o mal, porque está pasado el tiempo”, insistió.

Publicidad

Esto no significa que en las bases del movimiento exista división, al contrario están “consolidados”, aseguró, y muestra de ello son los resultados de las últimas elecciones nacionales, con las que PK alcanzó curules en la Asamblea Nacional y Yaku Pérez abarcó una votación del 19,39% en las provincias de la Sierra, Amazonía, con excepción de Pichincha, Guayas y otras de la Costa.

Y en esa línea la organización quiere impedir una inclinación hacia una fuerza política, como el correísmo. “Las bases no van a permitir eso porque tenemos una lucha histórica. No vamos a permitir que ahora, a nombre de jóvenes o nuevos dirigentes quieran arrastrar hacia allá. Si ellos tienen una ideología, independencia, pueden ir, nadie les impide. Pero tienen que dejar a la organización, no tienen por qué arrastrar al movimiento indígena. Nosotros caminamos bajo las sendas históricas”, recalcó Sucuzhañay.

Un criterio similar tiene el presidente de la Conaice, Javier Aguavil, quien detalló que hay una “postura firme” de que se reestructure la Conaie en el “menor tiempo posible”.

“Ya deberíamos tener un nuevo presidente. La Conaice el 30 de junio de 2020 pidió que se llame a elecciones y en un consejo ampliado se decidió hacerlo en la segunda semana de enero. Pero después de eso, Jaime Vargas toma la decisión de postergar hasta agosto. Y dicen que nosotros le dimos la prórroga, y no es así, al menos no la Conaice. Pero tomaron la resolución de prorrogarse”, increpó.

Es por ello que el dirigente de origen tsáchila cree que es momento de “retomar el rumbo”.

“Hay mucho que debatir y analizar, si Vargas y Leonidas Iza (presidente del movimiento Indígena y Campesino de Cotopaxi - MICC) estaban llevando a la Conaie a un rumbo diferente, hay que volver a retomarlo y generar políticas públicas que requieren las nacionalidades y pueblos”, reclamó Aguavil.

Él va más allá y quiere que se rinda cuentas de la gestión en el manejo de los recursos provenientes de organizaciones internacionales, y cuestiona los acercamientos casuales de Vargas con Arauz.

Los videos “que dicen que son casualidades, pero creemos que no lo son. Incluso hemos pensado que hubo una metida de mano de (Rafael) Correa en las protestas de octubre del 2019. Nos están haciendo dudar, no estamos señalando o afirmando, pero esos acercamientos con Arauz nos dan que pensar”, indicó.

Iza y Vargas tienen una visión distinta y acusan a PK y Pérez de hacerlos a un lado de las decisiones electorales, y justifican su distanciamiento del respaldo en las protestas en contra del Consejo Nacional Electoral (CNE) por las denuncias de un presunto ‘fraude electoral’.

Estas inconformidades las revelaron el 23 de febrero pasado en Puyo, después de una rueda de prensa sobre temas petroleros.

Iza acusó de que los resultados desfavorables a Pérez se debían a una estrategia “mal planteada” desde la coordinación de PK, y cuestionó que “a pretexto de la democracia de pronto se estaba introduciendo una agenda política”.

Para Vargas estaba “totalmente consumado” el hecho de que el presidencial no llegó a la segunda vuelta, y cree que “hubo buenas posibilidades, pero tal vez actuaron de acuerdo con sus intereses individuales”.

Se quejó de que le dijeron que “la Conaie es una organización social y nada tenía que ver en el proceso electoral”.

Es así que el comunicado del 21 de febrero, firmado por Vargas habla de “respetar las decisiones colectivas que deben estar por sobre cualquier pretensión individual, de manipulaciones, chantajes y revanchismos propios de tiempos electorales”.

Y advierten con rechazar cualquier pacto o alianza con la “derecha y el correísmo” desde cualquier autoridad electa que no haya sido consensuada con la Conaie.

En todo caso, la gestión de Vargas se pondrá en debate este miércoles y para Sucuzhañay el estar prorrogado en funciones hará que las bases indígenas le digan que cumplió su periodo y debe salir.

Y desde lo electoral, añadió que “Pachakutik es un proyecto político construido desde las bases, no lo construyó Jaime Vargas ni Leonidas Iza”.

Este Diario buscó conversar con el dirigente de la Confeniae, Marlon Vargas, pero no hubo respuesta. (I)