Pese a la amenaza de una muerte cruzada que implicaría la disolución de la Asamblea Nacional, por efecto del juicio político al presidente de la República, Guillermo Lasso, empezaron la carrera y negociaciones políticas por captar la presidencia del Parlamento para los próximos dos años.

Entre los legisladores, se habla de al menos seis asambleístas que empezar a mover su fichas y que tendrían interés por captar la presidencia; con ello, las negociaciones políticas se activaron y toman más fuerza cuando restan tres semanas para que se produzca la elección de quiénes ocuparán la presidencia, dos vicepresidencias y cuatro vocalías del Consejo de Administración Legislativa (CAL), hasta mayo de 2025.

Uno de los ingredientes que se suma a estas negociaciones y cálculos, por captar el control de la legislatura, es el desenlace que tendrá el juicio político al primer mandatario que se tramita en la Comisión de Fiscalización, por supuesto peculado, y que su definición sobre el archivo o destitución del jefe de Estado coinciden con las elecciones internas del legislativo.

Publicidad

Juicio político al presidente Guillermo Lasso, sometido a cálculos, negociaciones y aspiraciones por dignidades en la Asamblea Nacional

Candidatos

En la lista de quienes entrarían en la led por captar la mesa principal del Parlamento están: Virgilio Saquicela (independiente), quien aspira mantenerse en el cargo por dos años más; Marcela Holguín, de la bancada Unión por la Esperanza (UNES) que actualmente es la primera vicepresidenta, aunque también se habla de una eventual postulación de Esther Cuesta, representante por el exterior.

Para este dilema electoral desde el PSC, Luis Almeida, ha proclamado su interés por ocupar el primer sillón legislativo; así como también el legislador nacional de Pachakutik, Salvador Quishpe, que sería su segundo intento. Entre algunos legisladores también se señala la aspiración del representante Santa Elena, Daniel Noboa Azín.

Desde el lado del bloque oficialista no hay opciones, este sector con más de 20 votos, se sumará a quién logre aglutinar al menos 50 voluntades alrededor de una agenda programática.

Publicidad

Opciones y decisiones.

La opción del asambleísta, Virgilio Saquicela, para continuar en la presidencia del Parlamento por dos años la anunció el mismo. Dijo que el empieza esta carrera por captar la presidencia con 27 apoyos entre independientes, un sector de Pachakutik y de la Izquierda Democrática, las dos fuerzas políticas se mantienen divididas.

Los diálogos entre quienes apoyarían a Saquicela continúan. El pre candidato espera contar con el respaldo de socialcristianos y UNES, quienes el 31 de mayo de 2022, lo designaron como presidente de la Asamblea tras la destitución de Guadalupe Llori, con 81 votos.

Publicidad

Con 81 votos se destituyó a Guadalupe Llori de la presidencia de la Asamblea Nacional

Saquicela afirma que es un sector importante que lo apoya para continuar en el cargo, y para ello, abrió los diálogos con otros grupos políticos, y la idea política es mantener la mayoría que lo llevó a la presidencia. Aunque, el precandidato, también habla de que UNES y PSC pueden tener la pretensión de la presidencia de la Asamblea, pero que esto se define con diálogo.

El representante del Cañar y máxima autoridad del Parlamento, habla de que hay una posibilidad cierta que la definición del juicio político al presidente, Guillermo Lasso, coincida el mismo 14 de mayo que por obligación constitucional se debe elegir a las autoridades legislativas por dos años siguientes. Y conforme los tiempos la votación del juicio sería después del día 14, calcula.

La bancada UNES busca captar la presidencia de la Asamblea y para ello, tiene entre sus cartas a Marcela Holguín, asambleísta por Pichincha, quien labró su propio ascenso a la primera vicepresidencia del Parlamento junto a Virgilio Saquicela, pues ella fue quien presentó la moción de destitución de Guadalupe Llori. Aunque en sus propias filas también se habla de la representante de exterior, Esther Cuesta, como otra opción.

Paola Cabezas, del bloque UNES, con cautela evade la respuesta cuando se pregunta si su bancada, esta vez, respaldará una eventual moción para que Virgilio Saquicela continúe presidiendo la legislatura. “Yo soy muy de ir mirando los tiempos, a veces anticiparse a los escenarios, sobre todo cómo está la Asamblea en este momento, donde no sabemos que habrá en mayo Asamblea, hay que ir paso a paso”, sostiene.

Publicidad

Lo primero que se debe hacer, añade, es consolidar el juicio político al presidente de la República, Guillermo Lasso, y lograr su destitución lo cual podría motivar una muerte cruzada. Si esos dos escenarios no se dan, se podría empezar hablar de elecciones en el Parlamento, donde “siendo la bancada UNES, la más grande y siendo objetivos, le correspondería presidir la Asamblea Nacional y las personas se discute en el camino”.

Y agrega, que cualquier persona de la bancada UNES que vaya, “irá a responder a los intereses del país y, sobre todo, al ideario de nuestra organización”.

Al preguntarse si Saquicela ya no va, la representante del correísmo, vuelve a evadir y afirma que UNES está representada por 47 legisladores, aunque resalta la labor Virgilio Saquicela, en las movilizaciones de junio 2022, cuando motivó el diálogo nacional.

Respecto a las posibilidades de Marcela Holguín, recuerda que es la primera vicepresidencia del Parlamento y puede aspirar subir a la presidencia. Sin embargo, resaltó que “es muy prematuro, creo que todavía debemos hacer una discusión interna y conversar, Marcela cuenta con nuestra bancada y apoyo si decidiríamos como bancada que ella pueda ser la candidata”. Cabezas cierra el diálogo, cuando a ella se insiste en preguntar si hay más candidatas en su bloque, prefiero no hablar de nombres, dice.

La representante de la Izquierda Democrática, Johanna Moreira, anticipa que su bancada no apoyará una eventual postulación de la Virgilio Saquicela, y que estará expectante que UNES y PSC, cumplan la palabra dada a Saquicela, porque el acuerdo inicial de esos sectores era mantener una reelección; “vamos a ver si le cumplen la palabra y no lo dejan vestido y alborotado”, increpa.

Si el PSC y UNES, cada uno por su lado, aspiran la presidencia no pueden haber tres presidentes en el Parlamento, pero todo se definirá con el juicio político al presidente, Guillermo Lasso, porque “muchos hablan de rompimiento de bancadas, porque muchos asambleístas se sienten relegados durante dos años y no han sido escuchados; por lo tanto, existe mucho resentimiento”, anota.

“Yo no votaría por una elección de Virgilio Saquicela, porque no comparto la forma en que ha llevado la Asamblea, violentando la ley, y no votaría por un presidente que lamentablemente está cooptado por cierto sector y que ha impedido procesos de fiscalización”, anticipa la representante de El Oro, quien no revela si la ID presentará una candidatura propia a la presidencia de la legislatura.

Salvador Quishpe, asambleísta nacional de Pachakutik, está dispuesto a asumir el desafío para llegar a la presidencia del Parlamento, aunque aclara que los candidatos están por definirse al interior de su movimiento político, pero considera que es necesario que la nueva administración cambie el mensaje de la legislatura, pues “hoy parece que hay una Asamblea que tuviera un compromiso solo para los intereses de UNES y eso debe cambiar”.

Si hay apoyo a su candidatura con mucho gusto servirá al país desde ese espacio, añade Quishpe, y sino es así apoyará a quien garantice la independencia de la Función Legislativa con una agenda mínima de consenso que incluya temas de seguridad, agricultura, educación, salud y políticas ambientales.

En la legislatura también se habla del representante de Santa Elena, Daniel Noboa, del movimiento Ecuatoriano Unido, como opción para ocupar el sillón principal de la Asamblea, y parte de una reunión con algunos asambleístas independientes que podría ser la célula que multiplique las aspiraciones del hijo del ex candidato presidencial, Alvaro Noboa. Los diálogos con este aspirante continúan. (I)