Mientras el Frente Unitario de Trabajadores (FUT) marca distancia del levantamiento indígena que realizará la Confederación de Nacionalidades Indígenas (Conaie) y, al contrario, anuncia que hará su propia marcha el 22 de junio; el dirigente indígena Leonidas Iza cierra la posibilidad del diálogo con el Gobierno nacional.

El 24 de mayo último, la Conaie anunció que el próximo 13 de junio desde las 00:00 iniciarán un levantamiento indígena, similar al de 1990, que tendrá como base sus territorios para exigir el cumplimiento de siete puntos al presidente Guillermo Lasso.

Entre ellos, que fije los precios de los combustibles en $ 1,90 el diésel y la gasolina extra en $ 2,10; que se destine presupuesto para la salud y educación; que se atienda a los productores afectados por los bajos precios de sus productos; en contra de la flexibilización laboral y del ingreso de las mineras y petroleras a los territorios indígenas; el respeto a los derechos colectivos; la no privatización de empresas públicas.

Al conocer esto, el ministro de Gobierno, Francisco Jiménez, señaló el martes último que el régimen está abierto a establecer canales de diálogo con la Conaie; aunque, desde ese extremo, esa posibilidad estaría descartada.

Publicidad

“Es nuestra obligación. Las puertas del Ministerio de Gobierno y del Gobierno están abiertas para conversar con sus líderes”, expresó Jiménez en declaraciones a periodistas.

Sin embargo, en una entrevista en radio Pichincha, Leonidas Iza recordó que en junio, octubre y noviembre del 2021 presentaron sus propuestas y hubo diálogos sin resultados.

“Ha habido cero respuestas. ¿Cuál ha sido la única respuesta que hemos recibido? Insultos, vejaciones, estigmatizaciones. (Guillermo Lasso) todo lo ha convertido en la posibilidad de encontrar un enemigo interno”, expresó el dirigente indígena este 24 de mayo en ese espacio.

Acusó a Lasso de ser inestable, “incluso emocionalmente”, por lo que en “esas condiciones lo que puede prometer queda invalidado”. Él hacía referencia a que el jefe de Estado lo acusa de intentar desestabilizarlo y luego lo llama a dialogar.

Publicidad

“De nosotros tendrá una contundencia en la movilización, porque después de un año de gestión, los ecuatorianos quedamos claros cuál es el camino del presidente”, sentenció Iza.

De su lado, este 22 de junio, el Frente Unitario de Trabajadores será también protagonista de una “gran movilización nacional” en reclamo al presidente de la República, Guillermo Lasso, por el incumplimiento de sus ofertas de campaña.

Y, aunque esta jornada de protesta se hará nueve días después de la que arrancará la Conaie, no están relacionadas y, son diferentes, aclaró el presidente del FUT, Ángel Sánchez.

Sánchez hizo este anuncio este 25 de mayo, tras conocer el Informe a la Nación que realizó el jefe de Estado este 24 de mayo en la Asamblea Nacional, al cumplir su primer año de mandato.

Publicidad

Ellos ven con preocupación que no se han cumplido ofertas de campaña, como la generación de 200.000 empleos, a lo que se ha sumado la inseguridad y la crisis económica que ha elevado el costo de la vida. “El presidente debe transparentar las cosas al país y hablar con la verdad”, expresó el directivo.

Aclaró que esta convocatoria se hace en cumplimiento a lo resuelto en la convención del FUT de diciembre pasado, por lo que no se relaciona con el levantamiento indígena que organiza la Confederación.

Ministro Francisco Jiménez no descarta abrir el diálogo con la Conaie, frente al llamado a un levantamiento indígena

“Cada uno con sus marchas: la Conaie empieza las movilizaciones con su autonomía y nosotros con nuestra autonomía. Los reclamos son diferentes, pero convergen”, indicó Sánchez.

El movimiento sindicalista participa en la actualidad en mesas de diálogo con las autoridades del Ministerio del Trabajo y del Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social (IESS), que se mantendrán, dijo Sánchez, porque ello “no quiere decir que se han solucionado los problemas”.

Publicidad

“Vamos a continuar esas mesas de diálogo hasta donde podamos llegar a acuerdos, que deben ser claros. En la mesa sobre el Código de Trabajo abogamos por no permitir la flexibilización laboral; y en el IESS, transparentar la gobernabilidad y garantizar que la institución trabaje en beneficio de los afiliados”, añadió.

José Villavicencio, presidente de la Unión General de Trabajadores (UGTE), evocó que la decisión del sindicalismo fue declarar al 2022 “el año de la resistencia”, y convocó a los maestros, trabajadores, campesinos a la jornada de movilización del 22 de junio, para rechazar las privatizaciones de empresas públicas y la falta de una “política laboral clara”.

Afirmó que entre las acciones de la Conaie y del FUT hay coincidencias”, y que respaldan las medidas de hecho de los sectores sociales, pues en el “camino nos vamos a encontrar”, apuntó Villavicencio.

También, la presidenta de la Unión Nacional de Educadores (UNE), Isabel Vargas, recordó que la sentencia de la Corte Constitucional (CC), que rechazó el veto total a las reformas a la Ley Orgánica de Educación Intercultural (LOEI), debe ser cumplida por el Ejecutivo.

De lo contrario, activarán los mecanismos legales para pedir la destitución del primer mandatario, esto es, si no dispone el incremento de las remuneraciones de los docentes como se estableció en las modificaciones realizadas por el Legislativo en marzo del 2022. (I)