En una misiva suscrita por Enrique Chávez, vicepresidente de Izquierda Democrática (ID), con fecha 21 de abril, la mayoría de miembros del Consejo Ejecutivo Nacional (CEN) de la ID rechazó la separación de los asambleístas Alejandro Jaramillo y Johanna Moreira de la bancada legislativa, por parte del presidente nacional del partido, Guillermo Herrera.

Los integrantes del Consejo calificaron la decisión como “arbitraria, ilegal e injusta”. Que las expulsiones de Jaramillo y Moreira incumplieron el debido proceso, los estatutos y no se garantizó el derecho a la defensa de los aludidos.

“Deja entrever un ánimo de persecución y cero conciliación a la interna de nuestra organización política. Por el contrario, la mayoría del CEN respalda absolutamente la acción política que han demostrado los compañeros legisladores en la Asamblea Nacional con el tratamiento de leyes y procesos de fiscalización que benefician al pueblo ecuatoriano”, dice la carta.

Líneas más adelante se habla de “persecución” a quienes ejercen su libertad de expresión y pensamiento. “La actuación de la dirigencia nacional no coincide con nuestro estatuto y principios ideológicos”, recoge el texto en alusión a Herrera.

Publicidad

En ese sentido, se exhortó al legislador Marlon Cadena, jefe de bancada de ID en la Asamblea, a reintegrar al bloque a los dos asambleístas. Una vez que sean restituidos podrán participar en las sesiones y reuniones de la bancada.

Jaramillo fue separado por decisión del Consejo Nacional de Ética y Disciplina, el 28 de marzo, a raíz de una denuncia del militante Eduardo Salazar, quien lo acusó de dar declaraciones que ponen en tela de duda la honorabilidad del partido; otro argumento fue que el legislador se había expresado en contra del presidente del partido,

En cambio, el 20 de abril, Guillermo Herrera dispuso separar a Moreira por su actuación en las sesiones del Consejo de Administración Legislativa (CAL), donde votó a favor de calificar la denuncia de Esteban Torres (PSC) en contra de la presidenta de la Asamblea, Guadalupe Llori, por supuesto incumplimiento de funciones. (I)