De entre 17 mujeres y 36 hombres deberán salir quienes aprueben el concurso público para llenar 14 vacantes para jueces especializados en el juzgamiento de delitos de corrupción y crimen organizado. Entre el 8 y el 10 de agosto pasados, los 53 postulantes rindieron la prueba práctica, una de las dos partes de la fase de oposición del proceso que lleva adelante el Consejo de la Judicatura (CJ).

Inicialmente, 425 profesionales completaron su postulación al concurso: 75 no cumplieron los requisitos exigidos y 350 avanzaron a la fase de méritos, en la que estaban en juego 50 de los 100 puntos totales. Para finales de julio, luego de un test psicológico y una entrevista psicológica a cada uno de los postulantes, 109 de ellos fueron declarados idóneos.

La subfase de prueba psicológica no tenía un puntaje específico, pero sí poseía un carácter excluyente, es decir, solo con la declaración de idoneidad podían seguir los postulantes a las evaluaciones teórica y práctica de la fase de oposición.

Ecuador tendrá en el 2022 jueces y tribunales especializados en la lucha contra la corrupción y el crimen organizado

A finales de marzo pasado, el CJ oficializó la convocatoria al concurso para seleccionar catorce jueces especializados en corrupción y crimen organizado que integrarán la nueva Unidad Especializada en Delitos de Corrupción y Crimen Organizado, que tendrá sede en Quito, pero mantendrá una competencia nacional. Los jueces de esta unidad tratarán 44 tipos penales: 7 relacionados con temas de corrupción y 37 con el crimen organizado.

Publicidad

El 24 de julio pasado se realizó la prueba teórica a 108 de los 109 postulantes que accedieron a esta subfase. Luego de la recalificación, solo 53 alcanzaron en la sumatoria de la calificación obtenida en la fase de méritos y la prueba teórica más de 50 puntos. Un total de 30 puntos siguen en disputa en la prueba práctica, a la que fue enfrentado cada uno de los 53 aspirantes.

De acuerdo con el informe técnico correspondiente, los postulantes que pasaron a la prueba teórica alcanzaron puntajes de entre 50,5 y 66,4. En la prueba teórica los aspirantes a jueces, de 20 puntos que estaban en juego, obtuvieron como nota más alta 18 y como nota más baja 9,20.

Según el reglamento del concurso, para que el aspirante apruebe el proceso de designación debe obtener en la nota total un mínimo de 80 puntos sobre 100.

El director general de la Judicatura, Santiago Peñaherrera, explicó que, una vez que se entreguen las calificaciones de las pruebas prácticas, los postulantes podrán solicitar su recalificación si se sienten inconformes. La entrega final de los resultados de esta etapa se haría, según el nuevo cronograma del concurso, hasta los últimos días del mes de agosto.

Publicidad

Entregados estos resultados, la etapa final del concurso será la de impugnación ciudadana.

Para las dos vacantes de jueces de unidades de primer nivel hay 10 aspirantes; para ocupar los seis cupos de jueces para tribunales hay 15 postulantes habilitados; y para los seis cargos de jueces de salas especializadas de corte provincial, quienes resolverán recursos de apelación, existen 28 candidatos.

$ 1,6 millones necesita la Judicatura para poner en funcionamiento la unidad especializada para juzgar delitos de corrupción y crimen organizado

Respecto a la postulación en este concurso de aspirantes que habrían tenido actuaciones discutibles mientras ejercieron un cargo público, el presidente del CJ, Fausto Murillo, resaltó que este proceso tiene fases claras y que existirá la etapa de impugnación ciudadana para cuestionar la idoneidad, inhabilidades, entre otros requisitos que no cumplan quienes hayan alcanzado la nota requerida.

Quienes hayan aprobado todas estas fases del concurso público estarán habilitados para el curso de formación, que tendrá una duración de 52 días. Una vez aprobado el curso, se designará a los jueces tomando en cuenta la lista existente y las notas de mayor a menor. Para finales de octubre, el CJ espera tener en operación la nueva Unidad Especializada. (I)