“Es momento de que el país sepa que cuando asesinaron a Fernando Villavicencio el contrato no era para una sola persona, éramos dos. A él lo asesinaron y creo que tratan de cumplir ese acuerdo”. Así volvió a recordar la fiscal general, Diana Salazar, la orden que existiría para acabar con su vida por ser incómoda a bandas relacionadas con el crimen organizado y político. El video de 12 minutos se hizo público la tarde del domingo último bajo el nombre “Nada más que la verdad”.

La primera vez que se escuchó dar nombres y apellidos de quienes estarían detrás de atentar contra la vida de Salazar fue, el 3 de enero pasado, durante la audiencia en la que se vinculó a ocho personas al caso Metástasis, en el que se investiga una “empresa criminal” liderada por el asesinado narcotraficante Leandro Norero y estructurada para conseguir fallos judiciales y beneficios penitenciarios para él, su familia y cercanos a la agrupación delictiva.

Colón Pico fue capturado este lunes, 22 de abril, en Puerto Quito

Durante esa diligencia la fiscal general reveló que tenía conocimiento de un sinnúmero de alertas respecto a que tratan de atentar en contra de su seguridad, la de sus familiares y del equipo que está interviniendo en la investigación de Metástasis. Aclaró que uno de los líderes en la zona norte del país del grupo de delincuencia organizada (GDO) Los Lobos, Fabricio Colón Pico Suárez, era una de las personas que estaban detrás de los atentados que se planificaron en su contra.

Publicidad

“Hemos recibido alertas de cómo están adquiriendo las mismas municiones y el mismo grupo encargado de haber asesinado a Fernando Villavicencio, ha sido contratado para callar la voz de la fiscal. Pero esto va a quedar en las actas de esta audiencia. Es momento de decirle a todo el Ecuador que la justicia no estará de rodillas, impasible, inmutada, ni derrotada ante sus agresores. (...) Lo digo con nombre y apellido. Ahora sí vengan a asesinarme. (...) No nos van a callar”, anotó.

Dos días después de la exposición pública que hizo Salazar, Pico Suárez, de 44 años, fue capturado en Quito. Desde la Policía y la Fiscalía se anunció que él y otras dos personas más fueron detenidas en varios allanamientos realizados ante una boleta generada por el delito de secuestro simple contra alias Chugo Porto, otro cabecilla de un grupo criminal relacionado con el narcotráfico. Paralelamente a este caso de secuestro, contra el líder de Los Lobos se empezó un proceso por intimidación, delito establecido en el artículo 154 del Código Orgánico Integral Penal (COIP).

El 16 de enero pasado, una jueza penal de la Unidad Judicial de Carcelén, en el norte de Quito, instaló la audiencia y ordenó la medida cautelar de prisión preventiva para Pico Suárez. Cerca de dos horas duró la diligencia en la que la jueza a cargo del caso dispuso además medidas de protección a favor de Diana Salazar.

Publicidad

Esta formulación de cargos se dio en ausencia de Colón Pico o alias Capitán Pico. Casi inmediatamente a que fue llevado hasta el Centro de Privación de la Libertad de Chimborazo, en Riobamba, entre el 8 y el 9 de enero pasados fugó de la cárcel, aprovechando un amotinamiento que se dio en esa cárcel. El procesado en varias causas penales fue recapturado la madrugada del 22 de abril último en una finca en el noroccidente de Quito, en el cantón pichinchano de Puerto Quito.

Dentro de la instrucción fiscal por el delito de intimidación, Diana Salazar, el 2 de abril pasado, rindió un testimonio anticipado que duró algo más de 15 minutos. Allí la titular de la Fiscalía recordó la amenaza que recibió en su teléfono celular la madrugada del 1 de junio de 2023.

Publicidad

-- Quito 5 de enero 2024. Colon Pico detenido en la madrugada ingresa a la unidad de flagrancia. API

En el video que se envió desde un número del extranjero se visualiza a siete personas tapadas la cara y portando armas de grueso calibre. Uno de ellos, mientras se mueve la toma, señala: “En honor a la verdad, la vez pasada te me salvaste, porque alguien habló por ti, pero esta vez no creo que te me salves”. El archivo enviado a través de WhatsApp finaliza asegurando que “esto es fácil y sencillo: si no te vas por la buenas, te vas por las malas”.

En el testimonio anticipado, Diana Salazar reconoció que la amenaza que más le alarmó fue la que iba dirigida a su hija de 9 años de edad. Todo ese proceso le ha significado, contó a la jueza de la causa, que la pequeña ingrese en un proceso de terapia y no dejen de usar chaleco, casco y no puedan caminar sin custodia permanente.

Fiscal Diana Salazar se compromete a liberar todos los audios del caso Encuentro

Ante la amenaza de atentar contra la integridad de Salazar y la de su familia se dispuso el fortalecimiento de la seguridad de la fiscal general y su entorno cercano. La disposición de que se le brinde la protección necesaria la dio el presidente de la República, Guillermo Lasso, quien señaló que en los ecuatorianos no podemos tolerar que los grupos criminales y sus actos terroristas amenacen la vida de una autoridad del Estado y pretendan el control de las instituciones de justicia.

El artículo 154 del COIP, que habla sobre la intimidación, señala que la persona que amenace o intimide a otra con causar un daño que constituya delito a ella, a su familia, a personas con las que esté íntimamente vinculada, siempre que, por antecedentes aparezca verosímil la consumación del hecho, será sancionada con pena privativa de libertad de uno a tres años. La pena será de tres a cinco años si la amenaza o intimidación se realiza contra una servidora o servidor público con el propósito de que actúe de manera contraria a la normativa legal vigente y los deberes que le impone el ejercicio de su función.

Publicidad

Quito, lunes 13 de mayo del 2024 Sesión de la Comisión de Fiscalización de la Asamblea Nacional, para tratar sobre los casos: León de Troya y Madrina, comparece la fiscal general Diana Salazar, en el Salón José Mejía Lequerica, del Palacio Legislativo. La autoridad usa chaleco antibalas y mantiene resguardo policial permanente. Fotos:Rolando Enríquez/API Foto: API

Inmediatamente fue colocada la denuncia por Diana Salazar, unidades policiales especializadas rastrearon el origen del video, realizaron pericias de voz, entre otras, determinando que en la acción estaba involucrado Colón Pico Suárez, como parte de un plan para atentar contra la vida de la titular de la Fiscalía.

El 1 de mayo pasado, ya cerrada formalmente la etapa de instrucción fiscal, la jueza del caso convocó a las partes procesales a la audiencia de evaluación y preparatoria de juicio por el delito de intimidación contra el único procesado: Colón Pico Suárez. La diligencia se dará el próximo 12 de junio, a partir de las 10:30, en una de las salas de la denominada Casa de la Justicia, ubicada en Carcelén, norte de la capital. (I)