El presidente Daniel Noboa Azín llegó este 23 de diciembre a su primer mes de gobierno cobijado por un “pacto de gobernabilidad” con dos de las fuerzas políticas más representativas de la Asamblea Nacional: el correísmo y el socialcristianismo. Pacto que, al menos por ahora, le ha permitido avanzar en el cumplimiento de algunas de sus ofertas de campaña, aunque ninguna de ellas ha representado un “hito” de arranque.

Tres analistas consultados por este Diario señalan que en tiempo normales un mes es muy pronto para evaluar a un gobierno. Pero el de Noboa es muy corto en cuanto a su duración (18 meses, ahora 17) y en cuanto al contexto de urgencia en el que se desarrolla a causa de las crisis de inseguridad y económica.

Publicidad

Julieta Herrería, catedrática de la Universidad Casa Grande, opina que el acuerdo legislativo que hasta ahora ha funcionado corre el riesgo de romperse a causa del caso Metástasis (relacionado con delincuencia organizada) en la medida en que alcance a figuras del correísmo.

En los chats que mantenía el narcotraficante Leandro Norero, alias el Patrón, con sus abogados se afirma que él habría pagado $ 250.000 para liberar al exvicepresidente Jorge Glas a través de habeas corpus; y se habla de que la actual alcaldesa de Simón Bolívar (Guayas), María Fernando Vargas, le conseguía armas.

“Ese acuerdo está a punto de romperse si es que no se rompió ya con el caso Metástasis. Creo que es un punto de inflexión... Si las acusaciones al correísmo son correctas y se empiezan a revelar más cosas, el Gobierno se va a distanciar, al menos de este aliado”, reflexiona ella.

Agrega que, sin ese pacto, se le presentarían dificultades para gobernar, pues “en muchas instituciones siguen existiendo bases fuertes del correísmo que se deben a su representación política”.

Publicidad

En tanto que Ignacio Loor, consultor político, advierte que este acuerdo “era algo que había que hacer, ser pragmático, para alcanzar la gobernabilidad, pero esa gobernabilidad no le ha permitido, o al menos no se lo ha visto aún, dar soluciones a los problemas del país, no hay percepción de que la cosas estén cambiando”.

Pero agregó que Noboa “perdió la oportunidad de impactar en la opinión pública con alguna medida importante en seguridad, salud o educación en los primeros días, que son claves para marcar el rumbo de tu gestión”. “Vemos un presidente que no presenta al país su plan de acción urgente en esas materias, él tiene un gobierno muy corto en el que cada día cuenta y la ciudadanía está preocupada y quiere soluciones rápidas o al menos ver que están en camino a tomarlas”.

Pedro Donoso, director del centro de pensamiento Icare, coincide en que Noboa “no tiene un hecho detonante, un hito de inicio de mandato”. Guillermo Lasso, por ejemplo, sí lo tuvo con la vacunación del COVID-19, que le permitió tener gobernabilidad al menos unos meses.

“El único hecho de inicio que vemos y que es un éxito de negociación política en la Asamblea es la ley urgente, pero esta ley no va a poner plata en los bolsillos de la gente de forma inmediata... Pero veamos como sobrevive esa relación política a los golpes que recibirá en el camino”, opina.

No tener ese ‘hito’ puede acelerar el desgaste de Noboa. “Le pasa factura en el momento que quieres construir identidad. Hasta ahora no se sabe cuál es su propuesta, su andarivel, porque más allá que haya gestión no hay resultados de esas decisiones. Solo hay incertidumbre”.

Noboa ha dicho en varias ocasiones que no es un hombre de muchas palabas sino de hechos. Donoso señala que ya que tiene ese perfil bajo, debería tener un vocero que comunique lo que están haciendo.

Y si bien no existe algún “hito”, los tres analistas destacaron cinco decisiones importantes en este mes de gobierno. Son las siguientes:

1. Conformar un gabinete con mayoría de jóvenes

El presidente del Ecuador, Daniel Noboa, presentó su gabinete el domingo 26 de noviembre. Foto de Archivo

El promedio de edad de los ministros de Daniel Noboa es de 40 años. La más joven tiene 26 años y es la ministra del Ambiente, Agua y Transición Ecológica, Sade Fritschi; mientras que el mayor tiene con 61 años y es el secretario de Comunicación de la Presidencia, Roberto Izurieta.

El analista político Pedro Donoso advierte que tener un gabinete joven no necesariamente implica construir el concepto de lo nuevo. “La identidad de algo nuevo tiene que ser algo diferente, algo distinto, algo disruptivo. Está más ligado con la gestión que con la edad. Si un ministro tiene 28 años y sigue con las prácticas políticas de antes, comportamientos de élite política antigua, no es nuevo, es viejo. Y ahsta ahora no lo hemos visto nada diferente. Usar TikTok no es responder a una identidad de jóvenes, eso es solo un canal de comunicación”.

Conozca a los ministros y secretarios del presidente Daniel Noboa

Agrega la académica Julieta Herrería que en la línea comunicacional que tiene Noboa hablando del “nuevo Ecuador” la integración de su gabinete por profesionales jóvenes apunta a distanciarse de lo viejo. “Hay que ver si estas caras jóvenes están capacitadas y tienen voluntad política para tomar decisiones que no siempre son agradables sobre todo en esta situación de crisis”.

Ignacio Loor señala, asimismo, que este gabinete genera más dudas que confianza, especialmente los ministros de Defensa y de Gobierno-Interior que, a su criterio, no parecen tener gran experiencia en seguridad.

2. La ley económica urgente

La Asamblea Nacional aprobó el 19 de diciembre la Ley Orgánica de Eficiencia Económica, enviada por el presidente Daniel Noboa con el carácter de económico urgente. Foto de API Foto: API

El Gobierno considera que la aprobación de la ley urgente de eficiencia económica y generación de empleo es el hecho que marca el “arranque” de su gestión. En este cuerpo legal, aprobado con 107 votos en el pleno de la Asamblea, se plantean incentivos tributarios para las empresas que contraten gente, se crea un régimen de zonas francas y se fortalecen las alianzas público-privadas.

El objetivo es cumplir la promesa de campaña de generar fuentes de empleo, en especial para los jóvenes.

Pero tanto Ignacio Loor como Julieta Herrería y Pedro Donoso piensan que si bien la ley puede ser positiva, el reto ahora es aterrizarla a la realidad. Solo así podrá verse si en verdad fue un “hito”.

Con amplia mayoría se aprueba ley urgente de eficiencia económica y generación de empleo

“Que la ley se sienta en los bolsillos de la gente”, dice Loor.

Herrería señala que la norma no va a solucionar los problemas de desempleo. “Ecuador necesita un giro macro y microeconómico. Si no cambiamos política fiscal no vamos a salir de la crisis, se necesitan reformas para dinamizar la economía y mas libertad para producir. En ese sentido, si no se modernizan las modalidades de contratación no habrá inversiones”, dice la analista.

En tanto que Donoso piensa que la aprobación de la ley es una demostración de gobernabilidad y de una buena negociación política. “Veremos si se convierte en hito o no si da resultados”, expresa.

3. La eliminación de la tabla de drogas

El presidente Daniel Noboa ordenó derogar tabla de consumo de droga.

Un video de Tik Tok en el que aparece rompiendo unos papeles fue el canal escogido por el presidente Daniel Noboa para anunciar la derogatoria de las resoluciones ministeriales con las que se establece la tabla de consumo de drogas. Esta fue una de sus principales ofertas de campaña.

Para Ignacio Loor, el anuncio generó un impacto positivo pero no resolverá el problema de fondo, que es la inseguridad. “Fue como juegos pirotécnicos: hacen ruido pero se desvanecen rápido”, expresa.

Julieta Herrería y Pedro Donoso coinciden en que fue un tema que se quedó en el discurso porque finalmente, al menos por el momento, es inaplicable ya que se requieren una serie de reformas al Código Orgánio Integral Penal (COIP) y otras leyes conexas.

El presidente Daniel Noboa ordenó que se derogue la tabla de consumo de drogas

“No se elimina la tabla solo por decreto, se necesitan otras cosas. No se ha explicado cuáles son las leyes que se van a derogar o sustituir. Hay que hacer un trabajo legislativo importante y no sé si la Asamblea Nacional tenga voluntad política, especialmente el correísmo”, considera Herrería.

4. ¿Plan Fénix en ejecución?

En campaña, en un video, Daniel Noboa mostró algunos de los componentes que tendría el Plan Fénix referido a la segurdad. Foto de Archivo

Sectores ciudadanos y gremios sociales y empresariales han reclamado por lo que consideran como “inacción” del Gobierno ante el crecimiento de los crímenes y actos delictivos, pese a que una de las promesas de campaña de Daniel Noboa fue implementar lo que llamó Plan Fénix contra la delincuencia.

De dicho plan se conoce muy poco. Noboa ha dicho que incluye el fortalecimiento de las fuerzas del orden con equipos, uniformes y armas, que se construirán nuevas cárceles y que se reestructurará a las entidades de inteligencia y carcelarias.

Plan Fénix de Daniel Noboa podría encontrar propuestas en una estrategia nacional que dejó lista Guillermo Lasso

La ministra de Gobierno, Mónica Palencia, aseguró que ya está en ejecución y que ya hay resultados, pero que habrá información que se mantendrá en reserva.

Ignacio Loor considera que ese plan es más “un nombre de marketing” ya que “por ahora no se ha evidenciado algo potente en materia de seguridad”. “Hay cosas sencillas que se pueden hacer: intervenir las cárceles, anunciar un plan de intervención militar en zonas conflictivas...”, dice.

Julieta Herrería dice que “quiere darle el beneficio de la duda” y que la sociedad podría ser un poco más paciente en este tema, aunque admite que es algo que le preocupa a todos. Ella considera que, en efecto, no se puede revelar toda la estrategia, pero sí debe comunicarse lo básico a la gente, que podría interpretar el silencio oficial como una “falta de acción” y la gente “no soportará un fracaso más”.

Un criterio similar tiene Pedro Donoso, para quien el régimen debe mejorar la comunicación en este tema. “No cuentes la parte reservada, pero lo demás sí: si el plan está dirigido a la Policía, al tejido social, sus fuentes de financiamiento...”.

5. La ruptura con la vicepresidenta Verónica Abad

Verónica Abad presentó sus cartas credenciales como embajadora en Israel el martes 19 de diciembre. Foto de AFP Foto: AFP

Daniel Noboa y Verónica Abad fueron el primer binomio en inscribirse en el Consejo Nacional Electoral (CNE) en junio pasado. Ahí fue la primera vez que se los vio juntos. La segunda fue cuando Noboa visitó Cuenca, la ciudad de su compañera de fórmula, y la tercera cuando recibieron las credenciales que los habilitaron como presidente y vicepresidenta de la República.

Su alejamiento fue más palpable ya posesionados. Noboa decidió enviarla como mediadora de paz en el conflicto entre Israel y Palestina, y luego la designó como embajadora de Ecuador en Tel Aviv.

Abad viajó bajo protesta a ese país, en el que acaba de presentar sus cartas credenciales.

Julieta Herrería cree que Abad no es la persona adecuada para manejar la relación con Israel en medio de un conflicto tan complejo y que lo que buscaba el presidente al “exiliarla” era evitar que lo estorbe. “Esta decisión bastante agresiva contra la vicepresidenta quería, al parecer, evitar que estorbara. La relación política e idelógica entre ambos no existió y quedó en evidencia que sus mensajes no coincidían”.

Daniel Noboa dispone que Verónica Abad se presente en Israel el 10 de diciembre

Para Pedro Donoso esta ruptura pone en evidencia la precariedad de los movimientos y partidos. “Vemos a una vicepresidenta que se encontró un cargo porque ADN la propuso, y fue el binomio que ganó, pero no había detrás una relación profunda política-ideológica entre los candidatos y el movimiento. La vicepresidenta decía ‘x’ y del presidente todo lo contrario”.

Pero también muestra, según Ignacio Loor, que “la agenda política del presidente ha sido tan floja que lo que mayor conversación ha generado es su relación con la vicepresidenta”. (I)