El presidente de Indonesia, Joko Widodo, anunció este jueves que su país reanudará la exportación de aceite de palma el próximo 23 de mayo, casi un mes después de prohibir la venta al exterior por la falta de suministro y la subida de precios.

La prohibición de las exportaciones del aceite de palma por parte de Indonesia, que es el principal productor mundial, contribuyó al encarecimiento de los alimentos a nivel mundial en medio de una inflación global provocada en parte por la guerra en Ucrania.

En un comunicado, el presidente indonesio precisó que el suministro nacional ha alcanzado las 211.000 toneladas de aceite en abril, suficientes para cubrir la demanda mensual media de unas 194.000 toneladas.

“En Marzo, antes de la prohibición de las exportaciones, nuestra producción solo alcanzaba las 65.500 toneladas”, precisó Widodo.

Publicidad

El precio, que rondaba los 19.800 rupias (1,35 dólares o 1,29 euros) por litro antes de la prohibición, ha bajado a entre 17.200 (1,20 dólares o 1,14 euros) y 17600 rupias (1,17 dólares o 1,11 euros).

“Aunque las exportaciones están abiertas, el Gobierno continuará vigilando con atención el mercado para garantizar que el suministro se produce a un precio asequible”, manifestó el presidente, quien afirmó que también vela por el bienestar de los 17 millones de personas que trabajan en el sector del aceite de palma en el país.

Jokowi agradeció el apoyo y la colaboración del sector, al tiempo que anunció que se tomarán medidas legales contra aquellos que hagan cometido irregularidades en la producción y distribución del aceite.

Indonesia, produjo el año pasado más de 46 millones de toneladas de aceite de palma, de las que exportó el 74 por ciento, mientras que Malasia, el segundo productor mundial, alcanzó los 24,2 millones de toneladas, de las que exportó el 64 por ciento. (I)