El periódico salvadoreño El Faro lanzó hoy una acción sin precedentes en sus 24 años de historia para protestar contra la reforma del Código Penal que crea censura a los medios en temas de seguridad pública. Por ello, elfaro.net cerró su portada en internet por 24 horas.

En sus cuentas de redes sociales, postearon el siguiente mensaje:

“Desde hace muchos años, en este espacio nuestros lectores han encontrado un periodismo crítico y con una declarada intención de entender los fenómenos políticos y sociales que determinan las vidas de salvadoreños y centroamericanos.

“Entre ellos hemos explicado también a las pandillas, su origen y su desarrollo desmesurado en el norte de Centroamérica, de qué manera sometieron a una enorme parte de la población y también con qué políticos y gobiernos pactaron en secreto desde hace más de una década. Sin una prensa independiente, los ciudadanos nunca se hubieran enterado de estos pactos. Seguir explicando esto, seguir revelando esos pactos, es ahora un crimen que puede penarse con hasta 15 años de prisión en El Salvador.

Publicidad

“Las enmiendas al Código Penal, aprobadas esta semana por la Asamblea de Nayib Bukele, son una mordaza a la libertad de prensa y la libertad de expresión. Pero sobre todo al derecho ciudadano a estar informado. ¿Qué deben saber los salvadoreños sobre las pandillas? Nada, según el régimen.

“En una democracia no es el poder quien decide lo que se publica y lo que no. Pero esta nueva ley, a instancias expresas del presidente de la República, llega cuando ya se ha desmantelado la vida democrática y el régimen intenta ocultar por toda vía sus propias negociaciones con grupos criminales y su corrupción. Por eso hoy, en protesta contra esta ley mordaza, hemos cerrado nuestra portada. El Salvador pagó un precio muy alto para obtener nuestras libertades. No podemos conceder que nos las arrebate un régimen que pretende mantener a los ciudadanos en la oscuridad. Mañana podrán encontrar aquí lo que hemos hecho y seguimos haciendo: periodismo. Hoy protestamos.”

Reformas y censura

El Salvador se encuentra bajo régimen de excepción tras una oleada de asesinatos a finales de marzo y, además de esta medida extraordinaria, el Congreso aprobó, a propuesta del presidente Nayib Bukele, el endurecimiento de penas para pandilleros y avaló juzgar a adolescentes como adultos.

El nuevo paquete de enmiendas prohíbe a los medios de comunicación “la reproducción y transmisión a la población en general de mensajes o comunicados originados o presuntamente originados por dichos grupos delincuenciales, que pudieren generar zozobra y pánico en la población”.

Publicidad

Para el gremio de periodistas, dichas reformas representan una “censura” y “criminalizan” su trabajo.

Una de estas enmiendas, impulsadas por el presidente Nayib Bukele, castiga hasta con 15 años de prisión la publicación de “cualquier manifestación escrita” que aluda al “control territorial” de las pandillas en El Salvador, lo que ha levantado la alarma entre los periodistas y organismos internacionales. (I)