Establecer una nueva cultura de consumo de cereal era la idea de Tania Gómez hace cinco años, y se cumplió.

Esto lo logró con la creación de Ceres, una cafetería temática que oferta más de 80 marcas de cereales, entre nacionales y extranjeras.

El objetivo es que las personas no vean al cereal como algo que se consume solo en el desayuno, sino también en la tarde y en la noche, dice Gómez. Y esa idea ya se extendió a cuatro ciudades: Quito, Guayaquil, Cuenca y Manta.

“Esto surgió porque había visto en España el éxito en un bar de cereales. Aquí en Ecuador no había esa cultura del cereal, y la complementamos con la idea de sacar desayunos que contengan cereales. A la gente le gustó”, menciona.

Publicidad

Día Mundial del Emprendimiento: ¿es recomendable emprender antes de los 20 años?

El nombre del negocio viene de la diosa romana de la agricultura y de las buenas cosechas, llamada Ceres. De hecho, el logo del local hace alusión a esta diosa.

Empezó con un local en el sector centro-norte de Quito en 2017, con tres personas: un cocinero, un barista y Gómez. Después, llegaron más aperturas en 2018, 2020, 2021 y 2022.

La cafetería oferta más de 80 marcas de cereales, entre nacionales y extranjeras. Foto: Ronald Cedeño. Foto: El Universo

Y es así que ahora posee dos locales propios y siete franquicias ubicadas en Quito, Manta, Cuenca y Guayaquil. En esta última ciudad, el local abrió hace dos meses. Las dimensiones son de más de 80 metros cuadrados, y todos son pet friendly.

“El local en Urdesa tiene dos meses, y estamos contentos por la respuesta. Creemos que pueden surgir hasta dos más”, indica.

Publicidad

El décimo local será propio y su inauguración está prevista para el 15 de julio en Quito. Allí se activarán entre diez y doce plazas de empleo, que sumarían entre todos los establecimientos unas 120.

¿Cuáles son las ciudades del Ecuador que generan más empleo adecuado?

Aunque ya están cerca de recuperar los niveles de ingresos de antes de la pandemia, Gómez no olvida esos momentos y se siente agradecida de haber realizado sus innovaciones a tiempo.

Fueron dos años duros para todos los locales; sin embargo, tuvimos la suerte de que no nos tomó desprevenidos, ya que teníamos el servicio de delivery establecido. No pasó como en otros locales, que empezaron a buscar envases, fundas; nosotros ya teníamos ese sistema y nos ayudó a no morir. Mantuvimos nuestro personal. Nosotros no fuimos de los locales que se declararon en quiebra”, expresa.

En 2020, Ceres no llegó a vender ni el 30 % de lo percibido en 2019. En 2021, ascendió al 80 %. Y en lo que va del 2022 ya tienen una mejor recuperación. Gómez aspira a establecerse hasta finales de julio. Sus canales de venta son las redes sociales, como Instagram y WhatsApp.

Publicidad

Más de $ 3,5 millones invirtió Young Living Ecuador en años de pandemia, y anuncia ampliaciones que implican nuevas plazas de empleo

Un próximo proyecto, además del décimo local, es innovar en el menú. Pretenden sacar una línea de heladería, seguir creciendo en Guayaquil y mirar a nuevos mercados, como en Ambato e Ibarra.

Actualmente, los platos estrella de este negocio, que atiende de 07:30 a 19:30, son los cereales, variaciones de desayunos —como los panqueques—, tostadas de aguacate y tostadas de camarones al ajillo. Prevén sacar ensaladas. “Queremos que también haya opciones para almorzar”, dice Gómez.

Entre los cereales hay sin gluten, integrales, con chocolate, masmelos y otros. Hay marcas americanas, como Fruity Pebbles, y también la chilena ColaCao y la venezolana Flips.

Para Gómez, uno de sus mayores logros es haber cumplido su sueño de abrir al menos un local. “Son los sueños cumplidos, porque cuando uno pone un negocio es una lotería: puede funcionar o no. Esto es como una ruleta. Por ejemplo, ahora, por el paro, las ventas van por los suelos, y este es el vaivén de ser emprendedor. Pero haber posicionado ese sueño como marca, tener casi diez locales, dar trabajo son logros”, explica.

Pero ese camino no ha sido fácil en la tramitología, dice Gómez. Afirma que las normativas no son amigables. “Yo soy defensora de los derechos de los trabajadores, pero el empresario también debe tener un respaldo. Hay poco apoyo (…). Necesitamos préstamos a bajo costo”, argumenta. (I)