Un grupo de científicos develó una nueva especie de planta, descubierta en un bosque andino cercano a Quito y bautizada como bomarea quitensis en honor a esa ciudad. Es endémica de la provincia de Pichincha.

El estudio, publicado en la revista científica Phytotaxa, detalla que bomarea quitensis se encuentra a lo largo de la carretera que conecta al poblado de Pacto con las reservas Mashpi y Amagusa, entre 1.300 y 1.600 metros sobre el nivel del mar.

La investigación fue realizada por científicos de la Pontificia Universidad Católica del Ecuador, Aves y Conservación, la Universidad de las Américas, el Instituto Nacional de Biodiversidad y la Universidad Mercer, de Estados Unidos.

Publicidad

Pescadores artesanales de Galápagos renuevan centro de acopio gracias a proyecto Por la Pesca

Bomarea quitensis es una planta trepadora. Alcanza los 8 metros de largo y sus extremos tienen flores, usualmente polinizadas por colibríes.

En la publicación científica, los investigadores recomiendan que se clasifique a la planta como vulnerable, de acuerdo a la escala de la Unión Internacional por la Conservación de la Naturaleza debido a las amenazas a su hábitat, como la deforestación y el avance de la frontera agrícola, y su distribución limitada.

Las actividades mineras, en particular, amenazan la conservación de muchos de estos remanentes boscosos en la región, según señaló el Inabio.

Publicidad

Descubre el increíble viaje del tiburón sedoso en más de 27.000 km

Existen cuarenta especies de bomarea en Ecuador, distribuidas principalmente en los bosques nublados de las vertientes andinas. Bomarea quitensis es pariente de bomarea longipes y bomarea crinita, pero se distingue de las mismas por la forma y tamaño de las hojas, el número de flores y el color de los sépalos.

Los ejemplares objeto de la investigación fueron fotografiados y recopilados durante dos expediciones de campo a las Reservas Mashpi y Amagusa. (I) EFE