El Instituto Nacional de Investigación en Salud Pública (Inspi) dio a conocer los resultados de la evaluación de la muestra de un paciente fallecido por COVID-19 que presentaba una sintomatología agresiva y se encontraba en el Hospital General Latacunga.

En un comunicado, la entidad informó que tras la alerta que emitió el Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social (IESS) se analizó la muestra mediante una técnica molecular se descartó que el paciente tenía la variante P.1 (de Brasil), que se detectó en la última semana al sur del país. Además también se descartó la presencia de otras variantes de preocupación en la muestras que fue recibida en el Centro de Referencia Nacional de Influenza y otros Virus Respiratorios del Inspi de Guayaquil.

La casa de salud había emitido la alerta por sospecha de la presencia de la variante P1 en un paciente de 31 años que fue ingresado a Cuidados Intensivos el 14 de abril, cuya evolución era atípica. Finalmente murió un día después.

Este resultado se da a conocer luego que el Instituto de Microbiología de la Universidad San Francisco de Quito confirmó la detección de otro caso con la variante brasileña en Loja que no guarda relación con el caso inicial por lo que determina que hay transmisión comunitaria de la misma. (I)