Más de una hora le tomó al juez Esteban Calderón, de la Unidad Judicial Especializada de Violencia contra la Mujer y la Familia, en Quito, leer la resolución en la que aceptó, la noche del martes último, el habeas corpus planteado por Jacobo Bucaram Pulley ante una supuesta vulneración de derechos en el Centro de Rehabilitación Social número 2 de Quito, más conocida como Cárcel 4, debido a que mantenía una condición médica de riesgo.

El juez aclaró que con su resolución no revoca la orden de prisión preventiva que pesa sobre Bucaram Pulley, como parte del proceso por delincuencia organizada en el que es investigado, pero sí resolvió que él guarde arresto domiciliario en su vivienda ubicada en la ciudadela Kennedy Norte, en Guayaquil, mientras su estado de salud mejora.

Una vez que el estado de salud de Jacobo Bucaram Pulley se haya estabilizado, el juez dispuso que podrá regresar a un Centro de Privación de Libertad en donde se garantice que puede ser atendido por un médico de manera oportuna. El hijo mayor del expresidente Abdalá Bucaram Ortiz fue trasladado, en medio de un operativo de seguridad, hasta la sala de audiencias en la que se evacuó el recurso de habeas corpus.

Aunque el juez no especificó el momento ni la forma en que se realice el traslado de Jacobo Bucaram Pulley a Guayaquil, en la Cárcel 4 ya se hacían los preparativos para cumplir con la resolución emitida. Hasta las 16:30 de este miércoles la falta de una orden judicial de salida impedía que se concrete el cambio dispuesto, el cual además incluye que se le coloque un grillete electrónico.

Publicidad

“Como una acción de protección inmediata de derechos dispongo que reciba esta atención médica en su domicilio en Guayaquil, ya que está en las condiciones geográficas que van a favorecer su estado de salud”, refirió el juez Calderón, al tiempo que aclaró que disponer la libertad del procesado no es una opción, porque no tiene la competencia para hacerlo, pues el fundamento del pedido de habeas corpus no era recuperar su libertad sino precautelar su vida.

Jacobo Bucaram presenta ‘habeas corpus’ por condición médica para pedir cambio a un centro de rehabilitación al nivel del mar

Según su defensa, Jacobo Bucaram adolece de una “severa” hipertensión arterial esencial, catalogada como presión alta CIE 10-114, la cual se habría estado tratando en el hospital Teodoro Maldonado, de Guayaquil, desde marzo de 2018.

Mientras Jacobo Bucaram Pulley cumpla arresto domiciliario podrá tener atención médica en ese lugar, mantendrá una vigilancia policial estricta y usará un dispositivo de vigilancia (grillete electrónico).

El juez adelantó que se remitirán todos los oficios para que personal de la Policía Nacional resguarde el sitio y garantice su permanencia dentro de ese domicilio, mientras el estado de salud del privado de libertad mejora.

Además se indicó en la resolución que se podrán realizar exámenes periódicos al detenido con intervención de las autoridades que están a cargo de la privación de la libertad de Jacobo Bucaram Pulley, para determinar cuál es el estado de salud real y su evolución.

En el análisis de la resolución, el juez consideró que Jacobo Bucaram Pulley requiere tener una atención médica que le garantice su vida y la Cárcel 4, en el norte de Quito, donde se encuentra hasta el momento internado, no sería el sitio adecuado. Explicó también que las condiciones geográficas en donde se encuentra la Cárcel 4 (en la altura y la serranía) coadyuvan para que su estado de salud se deteriore, pues debería estar en un sitio a nivel del mar, como lo han dicho dictámenes médicos escuchados en la diligencia que se instaló pasadas las 13:30 y concluyó poco antes de las 24:00 de este martes. (I)