Más de siete horas lleva la audiencia en la que se analiza el recurso de hábeas corpus interpuesto por Jacobo Bucaram Pulley, ante una supuesta vulneración de derechos debido a que mantendría una condición médica de riesgo que no habría sido tratada de forma correcta y a tiempo en el Centro de Rehabilitación Social (CRS) número 2 de Quito, más conocida como Cárcel 4, en el que se encuentra.

La diligencia, que se instaló pasadas las 13:30 de este martes, está en manos del juez Esteban Calderón, de la Unidad Judicial Especializada de Violencia contra la Mujer y la Familia, ubicada en el centro-norte de la capital. En medio de un operativo de seguridad a la sala de audiencias fue trasladado Jacobo Bucaram

Al momento el juez continúa escuchado los argumentos entregados por José Moreno, abogado de Bucaram Pulley, quien es procesado en dos casos por delincuencia organizada, así como también a varios testigos que ha solicitado la parte demandante. De la audiencia también hace parte la representación legal del director de la Cárcel 4, Fernando Paguay.

Jacobo Bucaram presenta ‘habeas corpus’ por condición médica para pedir cambio a un centro de rehabilitación al nivel del mar

El recurso constitucional de hábeas corpus presentado por la defensa del hijo mayor del expresidente Abdalá Bucaram Ortíz, entre otras cosas, busca que se le traslade de CRS al procesado, ya sea a otro centro que posea las condiciones y atención adecuada para la situación médica que mantendría o que se le reforme la medida cautelar de prisión preventiva y se ordene un arresto domiciliario.

“Jacobo Bucaram Pulley debe recibir urgente atención médica y psicológica, de estricto rigor técnico en una casa de salud, con especialistas que garanticen su vida y en un sitio que esté a nivel del mar”. Así refiere el documento en el que la defensa de Bucaram Pulley solicitó el hábeas corpus para proteger la vida y la integridad física de quien se mantiene desde el 4 de octubre pasado en la Cárcel 4.

En la causa por delincuencia organizada que se lleva en Quito, además del expresidente Bucaram Ortíz y de su hijo Jacobo son procesados tres agentes de la Agencia Metropolitana de Tránsito (AMT) de Quito, el israelí Sheinman Oren y tres personas más.

Una vez cerrada la etapa de instrucción fiscal en esta causa, la jueza Ana Lucía Cevallos convocó para el 31 de marzo próximo a la instalación de la audiencia de evaluación y preparatoria de juicio.

Se suspendió audiencia preparatoria de juicio contra hermanos Salcedo y Bucaram por delincuencia organizada

La Fiscalía investiga a los nueve procesados por conformar un “grupo estructurado para planificar actividades delictivas” en Quito y Guayaquil, entre noviembre de 2019 y agosto de 2020. Una de las actividades ilícitas cometidas por la supuesta estructura habría sido la obtención de beneficios económicos en el contexto de la comercialización de pruebas para la detección de Covid-19 y de mascarillas, en medio de la emergencia sanitaria.

La defensa de Jacobo Bucaram no solo alega no haber recibido en la Cárcel 4 el “necesario y obligatorio tratamiento médico” de sus dolencias cardiacas, sino que también suma que se le habrían realizado constantes requisas en las que se ha vulnerado su integridad física y psicológica, ataques por redes sociales y medios de comunicación, situaciones que supuestamente tendrían al procesado “en un grave estado de vulneración física y psicológica”. (I)