La organización Human Right Watch (HRW) emitió un comunicado en el que critica la represión policial durante las movilizaciones del pasado 8 de marzo, por el Día Internacional de la Mujer, en Ecuador, y pide investigar la actuación de los uniformados que participaron en las jornadas.

“La policía ecuatoriana respondió a manifestaciones pacíficas en conmemoración del Día Internacional de la Mujer con un uso excesivo de la fuerza, que incluyó golpear a una periodista con un tolete y uso indiscriminado de gases lacrimógenos y gas pimienta”, señaló HRW.

El comunicado destaca que en las marchas cientos de mujeres reclamaron a las autoridades protección, que se garanticen sus derechos. Las manifestantes también reclamaron por la ley que regula el aborto en casos de violación.

“El presidente Lasso manifestó el 8 de marzo que su gobierno está trabajando para asegurar el bienestar de las mujeres y contribuir a una sociedad más justa y equitativa”, señaló Tamara Taraciuk Broner, directora en funciones para las Américas de Human Rights Watch. “Debería comenzar asegurando la rendición de cuentas por los abusos policiales cometidos durante las marchas por el Día Internacional de la Mujer”.

Publicidad

HRW también cuestiona la objeción parcial del presidente Guillermo Lasso a la Ley que garantiza la interrupción del embarazo en casos de violación. Se señala que el veto “menoscaba el trabajo que han llevado a cabo la Corte Constitucional y la Defensoría del Pueblo, así como el voto mayoritario en la Asamblea Nacional, para permitir que las mujeres y niñas ecuatorianas recuperen el control sobre sus vidas tras el trauma de la violencia sexual”.

Son tres los requisitos que plantea el presidente Guillermo Lasso para las víctimas de violación que quieran optar por un aborto

La organización menciona, entre otros, el caso de la periodista Viviana Erazo, del medio digital Wambra, quien fue agredida por un uniformado mientras cubría la movilización del 8 de marzo en Quito. “Un policía la acorraló y la golpeó con un tolete”.

La institución que promueve y defiende los derechos humanos sostiene que “el uso excesivo e indiscriminado de la fuerza por parte de agentes de las fuerzas de seguridad ecuatorianas no es un fenómeno nuevo”. Cita como ejemplo las protestas del paro de octubre de 2019, que se dieron en contra de las medidas económicas del entonces presidente Lenín Moreno.

En ese sentido, HRW apunta que “Ecuador necesita una ley que regule el uso legal, proporcional, adecuado y necesario de la fuerza con base en los estándares internacionales de derechos humanos”. (I)