En Ecuador, los casos de la variante ómicron del COVID-19, que es considerada más contagiosa, van en aumento.

De acuerdo con el Ministerio de Salud Pública (MSP), hasta este lunes 3 de enero hay 68 casos. El primer contagio se detectó el pasado 14 de diciembre.

De los 68 casos, 33 están en Guayas, 30 en Pichincha, 2 en Tungurahua, 1 en Napo, 1 en Chimborazo, 1 en Cotopaxi,

Publicidad

Esa cartera de Estado agregó que, en las últimas semanas, ha evidenciado un aumento de contagios.

Unos 250.000 trabajadores del sector público de la Función Ejecutiva retornan al teletrabajo

En los hospitales de Quito también suben los ingresos.

Jorge Peñaherrera, gerente del hospital Pablo Arturo Suárez del MSP, contó que desde noviembre empezó a evidenciarse un incremento de ingresos por lo que aumentan camas para recibirlos.

Publicidad

En esa casa de salud hay 25 personas (78 %) en unidad de cuidados intensivos (UCI), que tiene una capacidad tope de 32 camas.

En hospitalización COVID, 25 pacientes (75 %) y hay 33 camas disponibles con una capacidad máxima de 40 camas.

Publicidad

Peñaherrera agregó que tienen un plan de apertura progresiva con otros hospitales. Si el Pablo Arturo Suárez, que se ubica en el norte, llegase a tener el 90 % de ocupación, automáticamente el hospital Enrique Garcés, en el sur de Quito, abre camas y después el hospital Docente de Calderón, en el extremo norte.

“Esperamos que sea la cuarta semana de enero y la primera o segunda (semana) de febrero que exista otro nuevo pico. La idea es tener toda la capacidad de los hospitales para poder ofertar (...), ir sosteniendo la curva de crecimiento”, dijo.

La ministra de Salud, Ximena Garzón, en una entrevista televisiva, sostuvo que hay un brote de casos y su pico iría hasta medianos de enero cuando empezaría a bajar, pero -agregó- depende del comportamiento ciudadano.

Juan Carlos Espín, médico y epidemiólogo del Ministerio de Salud, dijo que los casos en Quito se han ido incrementando tomando en cuenta que diciembre es un mes de muchas actividades sociales.

Publicidad

Para los siguientes quince días, agregó, se espera un repunte de casos, pero que no sean graves o que se necesite hospitalización o cuidados intensivos debido a que ello puede colapsar el sistema de salud.

Peñaherrera agregó que atienden al 50 % de pacientes afiliados al IESS por lo que se espera que esa entidad se sume con camas UCI y esa casa de salud pueda atender a no asegurados.

Un promedio de edad de los ingresados en el hospital Pablo Arturo Suárez es de unos 50 años.

El tiempo de estancia en UCI ha bajado, expresó Peñaherrera, pues antes era de doce a quince días, mientras que actualmente es nueve días, lo que permite que haya mayor flujo de pacientes. Lo atribuyó a la vacunación contra el COVID-19.

El 60 % de ingresados son no vacunados y el 40 % sí ha accedido a la inoculación aunque solo han recibido primeras dosis, recién la segunda dosis sin que generen los suficientes anticuerpos o han pasado de cinco a seis meses desde su esquema completo (dos dosis).

Personas entre 50 y 59 años ya acceden a su dosis de refuerzo anti-COVID-19 en Ecuador

En el hospital lESS Quito Sur, desde las últimas seis a ocho semanas ha habido un aumento progresivo de los casos de COVID.

De acuerdo con sus autoridades, había un promedio de 70 pacientes al día con síntomas respiratorios mientras que la semana pasada hubo entre 240 y 270. De ellos, el 5 % requiere observación u hospitalización. El 80 % son vacunados con esquemas completos.

Esa casa de salud tiene ya el 50 % de sus instalaciones adecuado para atención COVID. Hay el 85 % de ocupación en hospitalización y 90 % en UCI.

Según la ministra Garzón, al momento las personas que están ocupando los hospitales y fallecen en UCI son los que tienen esquemas de vacunación incompletos o sin inmunización. (I)