En una plataforma habilitada por el Ministerio de Salud Pública (MSP) se deberá registrar el resultado de las pruebas rápidas de autodiagnóstico para COVID-19.

El control de la calidad de los test lo hará la Agencia de Regulación, Control y Vigilancia Sanitaria (Arcsa).

Así lo estableció el Comité de Operaciones de Emergencia (COE) nacional que autorizó que desde el próximo lunes, 15 de agosto, se podrán vender al público esos test de manera libre.

Desde el 15 de agosto se autoriza la venta libre de pruebas rápidas de autodetección para COVID-19

Para la Asociación Ecuatoriana de Distribuidores e Importadores de Productos Médicos (Asedim) es una buena noticia.

Publicidad

Cristina Murgueitio, directora de Asedim, comentó que es una decisión positiva, aunque tardía porque habían planteado esa posibilidad hace más de un año.

Indicó que hay varios registros sanitarios que están en proceso y que tendrían que ser aprobados ya.

Recomendó a la población que haya una verificación que los test a adquirir posean registro sanitario a través de una aplicación llamada Arcsa Móvil que puede ser descargada en los teléfonos móviles.

Acerca de cómo se van a registrar los resultados, la titular del gremio mencionó que debería ser un formulario sumamente simple, en el que se ingresan los datos personales en el que se indica de la positividad y la fecha, que indicó es similar al que la gente llena cuando se hace un test de PCR.

Publicidad

“Nosotros habíamos sido muy enfáticos en que no se podía incluir un código QR como inicialmente habían solicitado porque esto implica (...) costos adicionales”, agregó.

Pero, en su cuenta de Twitter, el ministro de Salud, José Ruales, explicó que los test serán para realización en casa, venta sin receta, aprobación de la Arcsa y código QR para vigilancia epidemiológica.

De la presentación comercial dependerán los costos. Podrían ir entre $ 10 a $ 15 la unitaria. Son originarias de Estados Unidos, Europa y China.

El 60 % de capitalinos ya tiene tres dosis contra COVID-19, pero se intenta ampliar cobertura en rangos de menor edad

A criterio de Murgueitio, los casos registrados podrían aumentar, pues se considera que ha habido un subregistro de contagios.

Publicidad

“Son nasofaríngeas. Tú mismo utilizas el cotonete, te lo haces en tus ternillas, cinco vueltas en cada una, depende de las instrucciones de cada prueba y de ahí lo colocas en un dispositivo que tiene el reactivo y de ahí en la tabla de marcación para que te pueda dar los resultados”, explicó sobre cómo se los aplicaría.

En los laboratorios privados, según comentaron sus propietarios, que realizan los test de detección se llena una hoja de informe epidemiológico que incluye información personal del paciente y se informa acerca de los casos sean estos positivos o negativos de PCR o de antígenos. (I)