En la comuna Las Pampas, del cantón Montecristi, la noche del pasado sábado se suspendió una fiesta de cumpleaños que se realizaba con invitados, carpas protectoras de lluvias y discomóvil, pese al confinamiento obligatorio dictaminado dentro del nuevo estado de excepción focalizado en 16 provincias, incluyendo Manabí.

Juan Carlos Almendáriz, comisario municipal de Montecristi, dijo que se recibieron noticias de la realización de esta fiesta en una comunidad ubicada a unos 25 kilómetros al este de la cabecera cantonal.

Ojalá entendiéramos que depende de cada uno de nosotros el protegernos”, declaró Almendáriz, quien en compañía de otros funcionarios, militares y policías procedieron a clausurar la fiesta.

No fue la única celebración suspendida durante los días de toque de queda en Manabí. De acuerdo con Tito Nilton Mendoza, gobernador de esta provincia, en total hubo quince fiestas suspendidas en varios cantones, esto dentro de los 104 operativos de control que se realizaron en las 22 localidades manabitas.

Durante esos controles se procedió a decomisar 94 cajas de cerveza, 20 litros de alcohol artesanal, 3 cajas de cigarrillos, además diez locales fueron suspendidos por incumplir lo establecido en el decreto presidencial.

También se inició un proceso sancionatorio contra un predio que fungía como gallera, que se encontraba abierta en el cantón Bolívar, pero que no estaba en funcionamiento; en ese local se halló a Walther Cevallos, alcalde de ese cantón del norte de Manabí.

Mendoza agregó que se suspendieron las actividades en un centro de tolerancia que estaba funcionando de forma clandestina en el cantón Jaramijó. (I)