San Gabriel, Carchi

El ceviche de cuy es un innovador plato que ofertaron los comuneros de Chután Bajo, en Montúfar (Carchi), durante el Festival del Cuy, desarrollado en el parque González Suárez de San Gabriel.

Diminutos trozos de carne cocida de cobayo, previamente aderezados, son empleados en la preparación de este singular platillo que sorprendió a los asistentes a esta fiesta gastronomía diversas, que brindó un amplio menú con este tipo de alimentos.

El tradicional cuy asado con papas, canguil, zarza, ají, junto a un vaso de chicha de la zona fue la presentación que mayor demanda tuvo durante esta nueva versión del encuentro culinario.

Publicidad

Varios de estos nuevos platos sorprendieron a los más de dos mil comensales que degustaron al aire libre de las distintas viandas.

Caldo, bandeja, locro, hasta helados de cuy pusieron la nota distinta en este encuentro gastroturístico, en el que 16 asociaciones agroproductivas del cantón Montúfar fueron protagonistas.

Sergio Cedeño rescata las tradiciones y el folclore montuvio en su libro ‘Tesoros montuvios’

Ceviches y helados

Los ceviches y los helados con pedacitos de cuy también llamaron la atención en este encuentro del buen sabor. Amanda Huera, originaria de Chután Bajo, explicó que quieren darle un nuevo valor agregado a este cárnico.

Publicidad

Esta emprendedora contó que la idea de elaborar helados con frutas y partes del cuy nació únicamente para el consumo comunal, sin embargo, la aprobación y demanda de los vecinos hizo que decidan promocionarlo en ferias a las que son invitados en distintas zonas del país.

Amanda confesó que al principio la gente se sorprende al escuchar sobre esta golosina congelada que es única. Una vez que los prueban piden más, dijo.

En ese sector, que está a pocos kilómetros de San Gabriel, sirven también el cuy acompañado con choclo, habas, mellocos, papa, queso, zarza y ají. El plato fue bautizado como bandeja, tiene un costo de $ 20 y pueden solicitarlo bajo pedido con un día de antelación.

En cambio que el caldo y el locro (cuy) es parte de la recuperación de las recetas heredadas de las pasadas generaciones.

Publicidad

Feria del cuy se realizó en días anteriores en San Gabriel. Foto: Cortesía Gad Montúfar

Brasas ardientes para dorar y volver crujiente al cuy

El cuy asado en su máximo esplendor cautivó a las personas que llegaron de varios sectores del norte del Ecuador y sur de Colombia a saborear este manjar del altiplano, que en este cantón tiene una preparación inigualable.

Campesinos de la Asociación Nuevo Amanecer de Chután Bajo comentaron que adoban al cobayo con hierbas nativas que son parte de los ingredientes, sumado a los secretos que fueron legados desde hace más de un siglo de las abuelas de ese sector.

El carbón encendido al rojo vivo en hornillas, hornos y cocinas improvisadas, instaladas en la calle Colón de esta patrimonial ciudad, dieron el toque final a esta exquisita carne que es aliñada 24 horas antes y es catalogada por nutricionistas y taitas del lugar como nutritiva y saludable.

Publicidad

Sobre brasas ardientes en base a movimientos manuales y giros que realizan hombres y mujeres, los pequeños vertebrados son asados y tostados, alcanzando una piel crujiente y carne suave, que fascina a quienes gustan de esta tradición culinaria.

Este encuentro reeditado por el Municipio de Montúfar después de dos años -una vez que han bajado los riesgos del coronavirus- permitió que los comensales a más de observar la artesanal elaboración, degusten este alimento que en esta ocasión salió del fuego a la boca.

Andrés Ponce, alcalde de Montúfar, manifestó que se cumplió la meta de comercializar 500 cuyes en seis horas, entre $ 13 y $ 20, siendo esta propuesta parte de un programa de reactivación de la economía local que lleva adelante la municipalidad, en el quinto Pueblo Mágico del Ecuador. (I)