La Cámara de Comercio de Quito (CCQ) emitió un comunicado conminando al presidente Lenín Moreno a que modifique el decreto 1291. Entre los cambios ponen a consideración que este último fin de semana el toque de queda se inicie el viernes 14 de mayo a las 18:00 y finalice a las 05:00 del siguiente día; y así sucesivamente para el sábado 15 y domingo 16.

Con esto, “se controlarán las fiestas, reuniones y otras formas de aglomeración que frecuentemente se realizan por las noches y son los principales focos de contagio”, sostiene el comunicado.

También piden la conformación de una mesa de expertos que pertenezcan a los sectores público y privado para asesorar al Comité de Operaciones de Emergencia (COE) en la toma de decisiones efectivas como medidas frente a la pandemia de coronavirus.

Finalmente, solicitan realizar pruebas masivas de detección PCR y de antígenos en los lugares de mayor afectación.

Carlos Loaiza, presidente de la CCQ, mencionó a EL UNIVERSO que al aplicar pruebas para detectar coronavirus en las parroquias con mayor cantidad de casos positivos se lograría contener de mejor manera los contagios. “La inversión en esas pruebas podría ser de cuatro millones aproximadamente, pero no se compara con los 500 millones de dólares que perderá Quito en este mes con toque de queda en los fines de semana”, añadió.

Según la CCQ, las medidas tomadas desde el pasado 23 de abril, con el estado de excepción por 28 días en 16 provincias, han dejado resultados poco alentadores. “Hay escasez de insumos médicos, el proceso de inmunización es deficiente y la tasa de fallecidos tiene una baja mínima”, puntualiza el comunicado. (I)