Un galón de diésel prémium actualmente está siendo financiado “a medias”, tanto por el consumidor como por el Estado, en el Ecuador. Es que en mayo del 2022, el subsidio al diésel (lo que paga el fisco) por cada galón consumido es de $ 1,89, que es prácticamente la misma cantidad que paga el público ($ 1,90).

Así lo indica la nueva tabla de subsidios publicada por Petroecuador y vigente para el periodo del 12 de mayo al 11 de junio próximo. La cifra del subsidio al diésel prémium representa un incremento de $ 0,23 con respecto al del mes anterior, cuando el subsidio se había colocado en $ 1,66. El subsidio del diésel 2 también se incrementó al pasar de $ 1,68 a $ 1,93.

Este comportamiento del subsidio de diésel es contrario a lo que pasó con los subsidios de las gasolinas que más bien fueron a la baja. Es que para mayo, el subsidio de las gasolinas extra y ecopaís bajó unos pocos centavos. El subsidio de la extra pasó de $ 0,99 a $ 0,91 y el de la ecopaís de $ 1,17 a $ 1,06. Mientras el precio de venta al público de la gasolina súper, que no está subsidiada y tiene un precio liberalizado, también bajó de $ 4,65 a $ 4,49.

Para Oswaldo Erazo, director ejecutivo de la Cámara de Distribuidores de Derivados de Petróleo (Camddepe), el diésel del barril importado se ha ido incrementando de manera importante en los últimos meses. Sin embargo, dice que no está clara la metodología para medir estos subsidios, y asegura que muchas veces los resultados parecerían más políticos que técnicos. En todo caso, reconoció que actualmente el barril de diésel que tiene alta demanda (automotriz, industria, electricidad, navieras) es más caro que el de las gasolinas. Por ejemplo, en marzo, el barril de diésel importado fue de $ 149, mientras el de la gasolina de 93 octanos fue de $ 144. Por otro lado, el de la gasolina de 80 octanos fue de $ 141.

Publicidad

Sobre el tema, Nelson Baldeón, analista de geopolítica energética, considera que el tema del incremento del precio tiene que ver con que muchos países de Europa dependen del diésel que produce Rusia en sus refinerías, y en Rusia se está bajando la producción de este combustible. Explica que la producción del diésel a nivel mundial está bajando porque hay escasez de petróleo de buena calidad para producirlo: a menor oferta los precios están elevándose a nivel internacional”.

Aunque el precio del crudo haya bajado, no significa que las refinerías estén produciendo a niveles normales, porque hay 400 millones de personas confinadas en China y hay una guerra en Ucrania, explica. Para Baldeón, en este momento el valor del petróleo es meramente especulativo, y eso lo demuestran las últimas ganancias de la empresa saudí Aramco, que produciendo lo mismo ha ganado 80 % y la llevó a superar a Apple como la empresa más valiosa del mundo.

Para Baldeón, lo que está sucediendo con los subsidios en el país debería ser transparentado a través del índice de inflación. De esta manera se podrá tener clara la verdadera dimensión de lo que está sucediendo y buscar alternativas.

Por su parte, Erazo opinó que los temas que distorsionan el precio son, por un lado, la guerra de Rusia contra Ucrania y la postura de la OPEP que no inyecta más producción de crudo. Un tema que puede generar un mayor peso del subsidio en Ecuador con respecto al diésel es que actualmente se importa el 66 % del diésel que se consume, mientras que de gasolinas es el 63 %. Para Erazo, el Estado debe tratar de entregar combustibles de mejor calidad, ajustar las normas de calidad al alza y aprender de otros países vecinos para manejar el tema de los precios. Explicó que en Colombia hay un fondo de estabilización que sirve para subsidiar los combustibles cuando llegan a cierto tope, y cuando bajan de un piso, en cambio, el pago extra de los consumidores sirve para alimentarlo. De esta manera, los precios para los ciudadanos no registran picos extremos.

Publicidad

Adicionalmente, Erazo sostuvo que los subsidios deben ser temporales y focalizados, y lo que está pasando es todo lo contrario, ni temporales ni focalizados. En todo caso, explica que el precio del diésel también ha subido de manera importante para el consumidor, pues ha pasado en dos años de $ 1,03 a $ 1,90 el galón. Erazo considera que este subsidio seguirá creciendo si se toma en cuenta que en mayo el precio del crudo que sirvió para el cálculo fue el de abril que estaba en $ 100 y que para junio el promedio utilizado, que es el de mayo, podría ser de $ 104. El próximo ajuste será en junio y tal vez haya un incremento de la súper y obviamente la subida de los subsidios. (I)